Opciones económicas para la cena de Navidad

¡Comparte en tus redes!

Faltan pocos días para Noche Buena, por lo que el menú para la cena ya debe de estar definido, ¿o no? Si te preocupa no contar con el suficiente presupuesto para ofrecer los platillos típicos de la temporada, tal vez podamos ayudarte a solucionar el problema.

Antes que nada, debes tomar en cuenta que en estas fechas lo que de verdad importa es compartir con la familia, la comida y los regalos pasan a segundo plano. Así que no debes preocuparte si no puedes comprar pavo o bacalao. Seguramente, tu familia apreciará u disfrutará cualquier platillo que sirvas.

Si quieres salir de tu menú diario, y ofrecer a tus amigos y familiares platillos que no afecten a tu bolsillo, aquí tenemos algunas sugerencias económicas que pueden interesarte:

  • Pollo en salsa de champiñones. El hecho de que no puedas comprar un pavo no quiere decir que no puedas disfrutar de una deliciosa cena. ¿Qué te parecería preparar unas pechugas de pollo en salsa de champiñones? Su preparación es realmente sencilla y no requieres de muchos ingredientes. Sólo necesitarás: 4 mitades de pechuga de pollo deshuesada y con piel, 2 cucharadas de aceite de oliva extra virgen, 1 cebolla pequeña cortada en rodajas finas, ½ kilogramo de champiñones partidos en cuadros, 2 cucharadas de vinagre de jerez, una cucharada de harina, 1 ½ tazas de caldo de pollo, 2 cucharadas de perejil fresco, 1 cucharada de queso doble crema, sal y pimienta. Preparación: Sazona el pollo con sal y pimienta al gusto. Colócalas en un sartén con el aceite caliente y déjalas doradas. Asegúrate que las piezas queden con la piel hacia abajo. Pasa el pollo a una charola y mételas al horno por 15 minutos, a 160°. Fríe la cebolla por 1 minuto y agrega los champiñones. Posteriormente, coloca el vinagre, la harina y el perejil. Deja la mezcla en el fuego hasta que espese, aproximadamente 5 minutos. Al final, añade el queso doble crema y sazona con un poco de sal y pimienta. Al servir, baña el pollo con la salsa.

 

  • Rollos de carne rellenos de verduras. Dado que no sólo de pollo vive el hombre, también puedes recurrir a la carne de res para preparar platillos deliciosos. En este caso, te sugerimos los rollos de carne rellenos de verduras. Para hacerlos, sólo necesitas: ½ kilogramo de bisteces, 3 jitomates, media cebolla, 1 diente de ajo, 1 chile cuaresmeño o serrano, 2 latas de ensalada de legumbres y tocino. Preparación: Coloca dos cucharadas de ensalada de legumbres en el centro de cada bisteck, posteriormente cierra los bordes laterales de la carne y después enróllala. Sazona cada rollo con sal y pimienta. Cubre cada rollo con tocino. Asegura las puntas de la tira de tocino con palillos de madera. Fríe los rollos en un sartén con aceite vegetal. Asegúrate de voltear los rollos para que queden dorados por todos lados. Para preparar la salsa, tienes que hervir los jitomates y el chile con agua, durante 15 minutos. Quítale la piel a los jitomates y colócalos en la licuadora con la cebolla, el ajo y el chile. Si quieres acentuar el sabor de la salsa, puedes agregar una cucharada de caldo de pollo en polvo. Cuela y vierte la salsa sobre los rollos, que siguen en el sartén con aceite hirviendo. Reduce la intensidad de la flama y deja cocinar durante una hora. Si quieres, también puedes rellenar la carne con queso crema y espinacas.

 

  • Jamón con piña. Si quieres preparar un platillo que pueda comer toda la familia, incluyendo a los niños, el jamón con piña es tu mejor opción. Sólo necesitas: 2 latas de piña en almíbar, 1 taza de miel de abeja, azúcar morena, cerezas en almíbar, jugo de piña, clavos de olor, el jugo de dos naranjas y palillos de madera. El jamón puedes comprarlo por pieza o en rebanadas, si eliges la segunda opción, asegúrate que cada rebanada tenga un grosor de por lo menos 1 centímetro. Preparación: En una charola para hornear coloca una cama de rebanadas de piña. Si compraste el jamón por pieza, hazle cortes diagonales de izquierda a derecha y viceversa, coloca un clavo en cada cruce de corte. Si tu jamón está rebanado, pon un clavo en cada esquina de la rebanada. Coloca el jamón en la charola, sobre la piña. Mezcla la miel con el almíbar de la piña y las cerezas, así como con el jugo de naranja. Una vez que tengas una mezcla homogénea baña el jamón una noche antes de la cena. Refrigéralo y agrégale jugo dos o tres veces más, antes de hornearlo. Usando los palillos como soporte, decora el jamón con rodajas e piña y cerezas. Cubre la charola con aluminio y hornea a 325° hasta que el jamón quede bien dorado. Te recomendamos que revises frecuentemente la cocción del jamón para que no se reseque y cada media hora báñalo con el jugo que preparaste.

Puedes acompañar cualquiera de estos platillos con una pasta con crema. Si quieres ser práctica y no cocinar para la cena, los pollos rostizados o asados siempre son una excelente opción para la cena de Navidad.