¡Comparte en tus redes!

Padres amorosos tienen hijos exitosos

El psicólogo Milton Eduardo Bermúdez Jaimes, director del laboratorio de psicología de la Universidad Javeriana asegura que los hijos de padres amorosos son más exitosos en la vida, según un artículo publicado en el portal ABC del bebé.

SABIDURÍA QUE AYUDA: Una investigación que se realizó la Washington University School of Medicine de St. Louis, se demostró que los niños que reciben más atenciones y afecto desarrollan más una parte del cerebro llamada hipocampo, que ayuda en el aprendizaje y la memoria. Los especialistas estudiaron dos grupos de madres con sus hijos, en un grupo estaban las madres que acudían siempre a sus hijos ante los problemas de la vida diaria, en el otro grupo estaban las madres que ignoraban a sus hijos. Después de varios años se descubrió que los niños que fueron tratados con cariño y afecto tenían el hipocampo más grande del 10% con respecto a los otros niños que fueron tratados con poco afecto, esto se midió con resonancia magnética.  

Padres amorosos tienen hijos exitososq

Padres amorosos tienen hijos exitosos

De acuerdo con el especialista Eduardo  Bermúdez, el amor a los niños es un apoyo incondicional, se trata de establecer confianza y reforzar la relación, así los hijos sabrán que pueden confiar en sus padres porque los cuidan y porque en ellos encontrarán ayuda y una guía para la vida.

Bermúdez resalta la importancia de no olvidar que el amor no es complacencia absoluta, es indispensable manejar límites y disciplinar a los niños. La experiencia del amor en los niños hace que estos tengan mejores resultados en su futuro. Los hijos de padres amorosos tienen mejor nivel cognitivo y mejor rendimiento escolar, mejor nivel social y emocional.

Los vínculos afectivos de los niños con sus padres influye en la vida adulta y puede afectar sus posteriores relaciones en la edad adulta, por ejemplo con otros adultos, con el cónyuge y con sus propios hijos. Los hijos que son criados con amor logran más experiencias amorosas basadas en el amor, la amistad, confianza y felicidad.

Bermúdez asegura que los hijos que no reciben amor tienen problemas para relacionarse, aprenden a caminar más tarde y tienen alteraciones en su desarrollo.