¡Comparte en tus redes!

Para todo mal de ojo, amárrate un hilo rojo

GEORGETTE_riveraPareciera que es una moda amarrarse un hilo rojo en la muñeca; sin embargo, en muchas culturas se usa para evitar el mal de ojo o simplemente como protección. Hablar sobre este tema parece algo trivial, pero el significado para los japoneses, chinos y judíos es totalmente diferente.

Los chinos le llaman el hilo rojo del destino, los japoneses cordón rojo del destino, y los judíos el hilo rojo de la Kabbalah.

“Un hilo rojo invisible conecta a aquéllos que están destinados a encontrarse, sin importar tiempo, lugar o circunstancias. El hilo se puede estirar o contraer, pero nunca romper”; esto dice en el texto japonés literalmente, sobre todo cuando se trata de hijos que son adoptados en relación a sus padres, y el vínculo que se establece de antemano con este hilo rojo. Cuando se espera en la fe encontrar a alguien como pareja o una amistad, dicen “estoy tendiendo puentes con los hilos rojos”, lo que nos habla de la sangre, no precisamente la que hay en las venas; sino aquel amor o afecto que surge entre los seres humanos de manera natural y sencilla, así como si fuera un lazo consanguíneo.

El hilo rojo de la Kabbalah se coloca alrededor de la tumba de Rajel en Israel, ella es considerada por los kabbalistas la Madre del Mundo. En vida el propósito y la misión más importante de Rajel fue defender y proteger a todos los niños de la maldad, al conectar este hilo con su energía, todos aquéllos que usaran el hilo rojo de la Kabbalah estarían protegidos con por esta maravillosa mujer. El hilo se ata a la muñeca izquierda, pues según la tradición hebrea este lado es el que recibe la luz para todo el cuerpo y el alma, y además puede interceptar las energías fuera de él.

Hay momentos en los que sí necesitas atarte un hilo rojo, y es cuando te haces consciente de que las cosas que te suceden dejan de ser eventos fortuitos que bloquearon tu flujo receptor, pues se presentan más veces de lo común, y de verdad cambian el curso natural de los acontecimientos de tu vida y su resultado.

Así debes atar el hilo rojo:

  1. Visualiza una luz que te protege y rodea
  2. Permite que una persona que te ame, te ate un hilo rojo en la muñeca izquierda
  3. Anudar el hilo seis veces más para que dé un total de siete veces
  4. Prométete a ti mismo que evitarás tener pensamientos negativos o tener espíritu de murmuración.
  5. Tu familiar o la persona que ató el hilo tiene que terminar diciendo la oración: Ben Porat que se lee de derecha a izquierda. Esta oración previene el mal de ojo.
  6. Si el hilo rojo lo usas con fe, sus poderosas meditaciones y oraciones te abrazarán con la misma fuerza de protección que ella generó en vida.

ORACION BEN PORAT azul

 

Ponte atento, si escuchas in ha ra (hebreo), malochio (italiano), evil eye (inglés), o mal de ojo; ¡amárrate un hilo rojo!

Feliz semana. Georgette Rivera

Georgette Rivera