¡Comparte en tus redes!

¡Parejas endeudadas! Cómo evitar ser una

El problema de muchos matrimonios es que quieren vivir un nivel de vida que no les corresponde, o mejor dicho, que está lejos del alcance de sus posibilidades económicas, convirtiéndose después en parejas endeudadas.

Las tarjetas de crédito, los préstamos y las malas decisiones provocan graves problemas a la relación. Lo que se puede ser en un principio un arrebato gratificante (por ejemplo un gasto con el afán de complacer al compañero o compañera) termina convirtiéndose en el punto de discusión.

Muchos matrimonios colapsan por la gran cantidad de problemas económicos que enfrentan, pero hoy te damos algunas recomendaciones que pueden ayudarte.

Parejas endeudadas

1.- Ahorrar. Sin importar la fecha, siempre pueden empezar a ahorrar. Así que un buen comienzo puede ser que los dos se pongan a ahorrar. Puede haber diferentes propósitos de ahorro, uno de ellos podría tener el título de “vacaciones”.

2.- Paguen las deudas. Una pareja con menos estrés disfruta más de su relación, así que es mejor eliminar esas deudas que molestan todo el tiempo. En caso de que los dos trabajen, destinen una parte de su sueldo al pago de las deudas, no las ignoren.

3.- Menos despilfarro. Sobre todo en estas fechas, pues las fiestas todavía no terminan. Procuren gastar poco en las celebraciones de fin de año. Eviten compromisos que puedan generales más gasto.

4.- Adiós a las tarjetas de crédito. Si las deudas de la tarjeta se están convirtiendo en un problema lo mejor es evitar continuar con su uso.

5.- Presupuesto. El trabajo en equipo es ideal para matrimonios económicamente sanos. Aquí es importante que los dos aparten un tiempo para realizar un esquema de ingresos y gastos. Anoten un fondo destinado al pago de deudas y otro más al ahorro.

6.- Dialogo. A todos nos encantan las sorpresas y los regalos, pero las parejas más saludables son las que hablan entre sí antes de que uno de los dos quiera hacer un gasto fuerte. En caso de que uno quiera dar un obsequio al otro, ¿Porqué no hacer un regalo con las propias manos? Uno que no implique mucha inversión.

7.- No pedir prestado. Es conveniente empezar el año con el propósito de ya no pedir dinero. Es más sano limitarse un poco a querer disfrutar de algo que quizá no sea tan necesario (por ejemplo, un paseo, para eso ya tienes tu meta de ahorro que mencionamos en el punto uno).