¡Comparte en tus redes!

Pedir con tanta energía

"Ten cuidado con lo que deseas, se puede hacer realidad."

Oscar Wilde

 

Javier GarridoUn miércoles común en la gran ciudad de México se pueden encontrar infinidad de historias y formas de vida y convivencia, que sin duda son un festín para la mente que analiza el instante.

Allí detenido en el tráfico vi a un grupo de personas que obstaculizaban la vialidad exigiendo “JUSTICIA” –justicia para el pueblo–  justicia para todos.

Y en verdad me quedé tan impactado al saber lo que estaba ocurriendo entre esa multitud de manera inconsciente, no todos los que estaban allí perseguían el mismo fin. Además de que no existía (puedo asegurar) una idea clara y homologada de lo que implicaba justicia.

Estudiando el derecho puedes encontrar la precisión en los argumentos y el resultado aproximado de lo conceptual y se de manera precisa que la justicia no es uno de esos conceptos sencillos.

La justicia en lo particular es un reto universal; la justicia social es una osadía multiversal.

Hoy puedo hablar sin temor al error y decir que son estas esencias las que verdaderamente importan las que merecen nuestros focos de atención porque es aquí donde el poder se ejercita y donde se entretejen los caminos de todos los que formamos parte de la sociedad.

El poder es importante y debemos tomar responsabilidad de la parte que nos compete. Porque el poder es quien decide si los recursos generados se implementan en educación, arte, cultura, deporte, ciencia, etc. El poder determina el rumbo de nuestra nación. El rumbo de tu trabajo, de ti y de tu familia. Por ello debemos estudiar los preceptos morales que han llevado a las sociedades a proliferar, aprender y transmitir estos valores de forma continua y evolutiva. Generación tras generación.

En la actualidad se dice muchísimo que los valores ya no existen, pero la realidad es que han llegado del desuso por desinterés, los programas  de entretenimiento de los medios de comunicación transmiten productos baratos en contenido porque es lo que consumimos, es lo que exigimos muchas veces.

Exigir y exigir.

Como esos hombres que pasaban por encima de nuestro derecho al libre tránsito mientras exigían justicia y yo no sabía si debía solidarizarme con su causa o empezar a apretar el claxon para poder seguir avanzando.

Pero sé que el origen de esta y muchas manifestaciones están en la ignorancia y el miedo hasta que es imposible seguir soportando y una de las opciones más viables es salir a manifestarlo de esta forma. Pero también existen muchas otras desde las artísticas pacificas hasta las mas violentas.

Exigir algo que desconoces donde nos pondrá en el siguiente paso es sin duda una estupidez, lo expongo porque he podido analizar diversos casos complejos que en realidad son muy sencillos pero buscan siempre satisfacer el criterio general que sin más es solo un mito.

Es un mito la satisfacción total de manera general, ya que siempre dejamos las responsabilidades políticas es decir del ejercicio del poder a terceras personas y por ello es que podemos escuchar frases como las del candidato a la presidencia José Antonio Meade Donde se Presume que México le debe mucho al PRI.

Imaginemos  que este partido político haya hecho su trabajo de la manera más eficiente posible sin todo los oscuro y podrido que se conoce de él, allí entonces tal vez se podría agradecer el servicio que sus protagonistas prestaron, pero en ese caso una nación le debe nada a un partido político, ni en su parte contraria que es nuestra situación actual es del todo culpa de un partido político.

¿Por qué?  Porque la estructura en nuestro país está regida por los 3 poderes:

  • Ejecutivo. (Al que se le ataca con memes)
  • Legislativo. (Al que le acusa de parasito)
  • Judicial.

¿Quiénes son estos personajes que están encargados de impartir justicia?, ¿cuándo llegaron?, ¿bajo qué criterios e ideas de justicia operan?

Allí nuestra responsabilidad; no existe una cultura colectiva parlamentaria y esta es necesaria sin importar el oficio legítimo que ejerzamos.

México es Responsabilidad de todos. México es la posibilidad de vida para todos. México consciente y dueño de sí mismo puede ser la más grande potencia mundial que haya visto este planeta y nosotros tuvimos la hermosa fortuna de nacer aquí.

Podemos pedir con tanta energía el país que queremos; como construirlo con tanta potencia para recibir el país que merezcamos.

Francisco Javier Garrido Ruíz