¡Comparte en tus redes!

¿Piercing? Negócienlo para que se lo haga en el tiempo correcto

¿Recuerdas tu adolescencia? Seguramente fueron los años más confusos y divertidos de tu vida. Eso de tratar de entender quién eres y cuál es tu misión en la vida, no es nada sencillo. Mucho menos cuando no acabas de entender qué le pasa a tu cuerpo y no logras comunicarte con tus papás.

Ahora que tienes en mente cómo te sentías en ese entonces, tal vez te resulte más fácil asimilar por qué tu hijo quiere ponerse un piercing.

Debes tener claro que está en una etapa en la que necesita expresar su individualidad, y el hecho de pintarse el cabello, ponerse un piercing o hacerse un tatuaje parecen las mejores opciones. No sólo porque la sociedad parece aceptarlos mejor que cuando eras un puberto, sino porque han dejado de verse como una simple moda y hoy son un reflejo de la personalidad de quién los usa.

Esto no implica que debas dejar que se perfore y tatúe todo cuanto se le ocurra, pero pueden llegar a algún tipo de acuerdo. Sobre todo, porque el día de mañana podría arrepentirse de haber marcado su cuerpo de esta manera.

 

 

La ceja, la lengua, el ombligo y la nariz son algunas de las zonas que más se perforan.

La ceja, la lengua, el ombligo y la nariz son algunas de las zonas que más se perforan.

 

Antes de elegir el piercing, deben considerar:

  • Riesgos. Dado que tienen que atravesar su piel con una aguja, podría tener una infección. Esto a pesar de que se tomen todas las medidas de higiene necesarias. También existe la posibilidad de que desarrolle una reacción alérgica a la pieza que le coloquen. Existe el riesgo de contraer tétanos, SIDA y hepatitis B y C.
  • Dolor. Éste dependerá de la zona en la que se quiera hacer la perforación. La ceja, la lengua y el labio son las zonas menos sensibles, mientras que un piercing en los genitales o los pezones puede ser increíblemente doloroso.
  • Escuela. Antes de elegir la pieza que se colocará, vale la pena revisar el reglamento de la escuela para ver cuál es su postura sobre los piercings. Si tienen una política contra las perforaciones, valdrá la pena esperar a que entre a la universidad y no tenga que apegarse a códigos de vestimenta.
  • Pieza. Para evitar reacciones alérgicas, deben asegurarse de que la pieza sea de acero inoxidable, oro de 14 kilates o titanio. Eviten cualquier objeto que contenga níquel.
  • Costo. Aquí es donde la cosa se pone interesante. Si él quiere sentirse independiente y maduro, deja que él pague la perforación y la pieza. Esto le dará tiempo de valorar qué tanto quiere el piercing.

Ten claro que en la mayoría de los establecimientos (seguros y con permiso de la Secretaría de Salud) piden que los menores de 18 años vayan acompañados de sus padres o tengan un permiso firmado. Así que pueden negociar el que suba sus calificaciones a cambio de tu consentimiento.

 

Notas relacionadas:

Consulta aquí las 7 cosas que debes considerar antes de hacerte un tatuaje.

¿Quieres un tatuaje? Aquí te damos algunas ideas que te encantarán.