¡Comparte en tus redes!

Manolo Fernández

¿Política y deporte?

Levante la mano quien no ha conocido el caso de algún deportista profesional que al momento de retirarse cambia de giro drásticamente… Y hoy vamos a platicar en concreto de todos aquellos que están en el deporte y se van a la política.

Aquí en México tenemos muchos casos que atletas que utilizan la fama y el empuje que tienen con la gente para contender por algún puesto de elección popular, y aunque hay casos que han sido muy afortunados, hay otros, muchos, muchísimos otros en que lo único que saben de política son los aguinaldos y las prestaciones que les esperan.

Algunos de los casos en nuestro país de aquellos que cambiaron las canchas y las pistas por las oficinas y las juntas son Ana Gabriela Guevara, atleta y medallista de plata en Atenas 2004 que fue director del Instituto del Deporte del Distrito Federal y posteriormente se postuló para una jefatura delegacional, o Felipe “Tibio” Muñoz, nadador y medallista de oro en México 1968 y que actualmente es diputado federal. El más sonado o el más actual sin duda alguna es el gran Cuauhtémoc Blanco, flamante presidente municipal electo de Cuernavaca que estando aún en las canchas ya estaba comenzando su campaña política.

Y aquí el tema no es calificar su capacidad, al final del día no tiene o no tendría nada de malo que se dediquen a lo que deseen siempre y cuando lo hagan de una forma honesta y con verdadera vocación de servicio… aquí lo que les quiero platicar es cuando las cosas suceden a la inversa, cuando aquellos que están en el poder lo utilizan y se meten en cuestiones deportivas sin más ni más.

Tal es el caso de un equipo boliviano llamado “Sport Boys” que contrató con bombo y platillo a Evo Morales, si, al presidente de Bolivia que teniendo 54 años de edad estaba por convertirse en el primer hombre de esa edad en debutar en el futbol profesional, además de que sería también el primer jefe de estado en pleno ejercicio de sus funciones con un contrato como futbolista. La directiva del club sabía que esta contratación no sumaría en la parte deportiva, sin embargo teniendo a un personaje así en la plantilla, el “Sport Boys” se pondría en el mapa y todo los ojos del mundo voltearían a verlo, lo que finalmente sucedió.

Todo estaba dispuesto para este gran acontecimiento, todos sabía que no jugaría más de 20 minutos por partido, sin embargo el mandatario Boliviano en un acto de honestidad (si, les juro que tuvo uno) aceptó que sería perjudicial para el equipo estar en el terreno de juego (o sea que les estorbaría pues), por lo que decidió renunciar a su sueño, ni hablar, se perdió de los 3500 pesos mensuales que le iban a pagar, aunque pensándolo bien creo que fue lo mejor ¡¿Se imaginan a la gente de su escolta pendientes de cualquier golpe que recibiera?! “Cárcel a todo aquel que le pegue al presidente”.

Pero si hablamos de caprichos de algún político en el deporte permítanme contarles de este caso que sucedió en África donde Mohamed Ould Abdel Aziz, presidente de Mauritania, asistió a ver la Supercopa de ese país en el estadio Nowazibo, donde jugaban Tafarrogh Zeina y Laksr. (yo no los bauticé, así se llaman… no, tampoco lo sé pronunciar correctamente).

 

Como todo mandatario en una final él tenía que entregar el trofeo al ganador y desconozco si al señor le dio un ataque de sueño, de aburrimiento o simplemente no le gusta el futbol, la cosa es que en un arranque de abuso de poder absoluto decidió que el partido terminara a las 65 minutos, ya que él estaba muy ocupado y tenía otras cosas que hacer, si, así por sus almidonados calzones el encuentro finalizó 25 minutos antes de lo que debería. El juego estaba 1-1, así que rápidamente los equipos se dispusieron a definir todo en tiros penales siendo el Tafarrogh Zeina el ganador, el presidente entregó el trofeo y rápidamente se fue, eso es poder y no tonterías.

 

Así que levanten la mano todos aquellos a los que les gustaría tener esas facultades para poder jugar donde quieran o detener un encuentro al momento que se les antoje, he de confesar que hay partidos de la liga mexicana que son tan malos que me encantaría que duraran como 15 minutos nada más y también hay algunos futbolistas que por tramposos los alejaría de las canchas para siempre, perdón, me enfermé un poco de poder.

 

MF

 

Manolo Fernández