¡Comparte en tus redes!

Acoso sexual laboral, ¡ponle un alto!

Durante la última semana, la cantante estadounidense Kesha ha ocupado las primeras planas de todos los medios de comunicación, además de dominar las tendencias en las redes sociales. Lamentablemente, la intérprete se convirtió el centro de atención por ser víctima de acoso sexual laboral.

Para colmo, la Corte de Justicia de Los Ángeles rechazó la petición de la cantante de dar por terminado su contrato con la disquera Sony. Kesha está obligada a trabajar con Lukasz Sebastian "Dr. Luke" Gottwald, productor musical que, durante diez años, la ha violado en repetidas ocasiones, además de agredirla física y psicológicamente.

Lo más alarmante de la situación es que no se trata de un hecho aislado. Cada día millones de personas en el mundo deben soportar hostigamiento y acoso sexual en su lugar de trabajo. Aunque cualquier individuo puede ser víctima de este delito, se sabe que las mujeres son las más afectadas.

En México, 1.4 millones de mujeres padecen acoso sexual laboral, cifra que podría elevarse si más víctimas se decidieran a denunciar. De acuerdo con el Colegio de Juristas, 99.7% de los casos quedan impunes.

Ante este escenario tan alarmante, vale la pena tomar cartas en el asunto y ponerle un alto al acoso sexual laboral.

Ten presente que se trata de un delito que se castiga hasta con dos años de cárcel, así que no debes dejarte amedrentar. Tienes derecho a trabajar en un espacio seguro, por lo que debes quedarte callada.

Datos del Instituto Nacional de las Mujeres revelan que seis de cada 10 empleados que sufren acoso sexual deciden renunciar antes de denunciar el hecho. ¿Te parece justo?

De ahí la importancia que sepas qué se entiende por acoso sexual y su clasificación.acoso sexual

Por acoso sexual se entiende la situación en que se produce cualquier comportamiento verbal, no verbal o físico no deseado de índole sexual con el propósito o el efecto de atentar contra la dignidad de una persona, en particular cuando se crea un entorno intimidatorio, hostil, degradante, humillante u ofensivo

Los acosadores no siempre ocupan pues directivos, así que puede tratarse hasta de un subordinado. Su comportamiento tiende a ser ofensivo al coquetear. Se acercan sin motivo a la víctima y si se sienten contrariados por la respuesta de ésta, adoptan posturas de halago y/o represalia.

Los grados de acoso sexual laboral son:

  • Hostigamiento leve y verbal. Chistes, comentarios, conversaciones de tipo sexual, silbidos o piropos ofensivos; hostigamiento no verbal sin contacto físico, miradas lascivas, gestos obscenos, guiños de ojos.
  • Hostigamiento verbal grave. Llamadas, cartas o e mails no deseados, presiones para salir a tomar o cenar con intenciones eróticas y/o comportamientos similares.
  • Hostigamiento verbal con contacto físico no deseado. Toqueteos, pellizcos, palmadas, sujetar la cintura, roces intencionados, acorralamiento; y hostigamiento físico, la consumación del acto sexual por la fuerza.

Para no ser víctima de acoso sexual se recomienda estar siempre alerta para detectar acciones sospechosas y marcar límites con las otras personas. Jamás celebres chistes o bromas que te hagan sentir incómoda, pues el acosador lo tomará como una señal de aprobación a su comportamiento.

Si te ves en una situación de hostigamiento, debes mantener la calma y no mostrar nerviosismo. Con voz clara y firme comunícale a tu agresor tu molestia. Hazlo de tal manera que la gente a tu alrededor se entere de lo que sucede. Esto lo ahuyentará y sabrá que no estás dispuesta a caer en su juego.

Además, es importante que no quedes callada y le comuniques a tus superiores o al área de recursos humanos lo sucedido. Si no recibes su apoyo, no dudes en pedir asesoría legal y denunciar el hostigamiento.