¿Por qué debo inculcarle a mi hijo el hábito de la lectura?

¡Comparte en tus redes!

Para nadie es un secreto que la lectura no figura en el top 5 de las actividades favoritas de los mexicanos.

De acuerdo con la última Encuesta Nacional de Lectura, realizada en 2012 por la Fundación Mexicana para el Fomento de la Lectura, cada mexicano lee un promedio de 2.9 libros al año. Esta cifra está muy por debajo del 7.5 y 12 que reportan España y Alemania, respectivamente.

Por si fuera poco, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) ubicó a México en el penúltimo lugar de su índice de lectura, integrado por 108 países.

Ante este escenario, la mejor es poner manos a la obra y mostrarle a las nuevas generaciones lo fascinantes que pueden llegar a ser los libros.

Recuerda que gracias a la lectura se puede adquirir y transmitir conocimiento, ampliar el vocabulario y mejorar la ortografía, así como disfrutar horas de sano entretenimiento. Un libro puede llevarte a vivir grandes aventuras, emocionantes romances e increíbles historias.

Cada libro es una puerta de entrada a un universo lleno de posibilidades. Así que por qué no les enseñas a tus hijos cómo usar la llave que abre esas puertas y les inculcas el hábito de la lectura.

Aquí te dejamos algunos aspectos que tienes que tomar en cuenta para cumplir con esta titánica labor:

  • Tramas interesantes. Enséñale a elegir lecturas en las que pueda sentirse identificado. Las mejores tramas son aquellas que no implican a su cabeza y su corazón. Llévalo a una librería y déjalo explorar los diferentes títulos. No juzgues, ni critiques sus gustos. Sólo asegúrate que los contenidos sean adecuados para su edad.
  • Separa la lectura escolar de las que hace en casa. Al salir de la escuela lo que tu hijo más desea es divertirse y olvidarse de sus obligaciones. Si la lectura se convierte una tarea escolar terminará por rechazarla. Esta es la razón por la que muchas personas le huyen a los libros.
  • Dosifica el tiempo con otras actividades. Sin exagerar, limita el tiempo que tu hijo dedica a otras actividades lúdicas, como ver televisión y jugar videojuegos. Así completará su tiempo de ocio con un libro.
  • Modelos de conducta. Recuerda que los niños tienden a imitar a sus padres, por lo que si te ven leer frecuentemente es más probable que repitan tu comportamiento.
  • Léeles tu. Al igual que contarles historias, esta actividad es una de las más eficaces para fomentar la lectura, pues despierta su curiosidad. Por si fuera poco, les ayuda a mejorar su habilidad al leer y les facilita entender el mensaje.
  • Reforzamiento. Si alabas su decisión de leer un libro por el mero gusto de hacerlo, el niño lo percibirá como una conducta positiva y tenderá a repetirlo.

Recuerda que la lectura siempre debe concebirse como una actividad lúdica y gratificante, no como una obligación.

¿A ti te gusta leer? ¿Cuántos libros lees al año?

 

Fuente: Parametría, Consumer, Guía infantil