¿Por qué es importante desayunar?

¡Comparte en tus redes!

¿Eres de esas personas cuya rutina excluye desayunar? ¿Crees que es mejor no comer nada antes de salir de casa si eso significa dormir 20 minutos más?

Tal vez sea hora de que te replantees la forma en como comienzas el día, ya que tu mamá tenía razón y… ¡el desayuno sí es la comida más importante del día!

De acuerdo con diversos especialistas, en el desayuno se ingiere entre el 20 y 25% de los nutrientes que requiere el organismo para funcionar a lo largo del día. Además, debes recordar que al despertar, tu organismo ya tiene un ayuno de 8 a 10 horas, tiempo en el que tu metabolismo realizó funciones vitales que implicaron un desgaste energético. De ahí que tu cuerpo necesite recibir alimento para “arrancar” nuevamente.

Si no desayunas, tu cuerpo recibe la señal de que debe ahorrar energía, por lo que se estresa y libera sustancias que lo obligan a funcionar más lento y a almacenar calorías.

Para tratar de operar con normalidad, tu metabolismo tomará reservas de energía de la masa muscular, lo cual te provocará malestar general. En estos casos es normal presentar dolor de cabeza, cansancio, sueño, mal humor, estreñimiento y hasta desnutrición.

Algunos de los beneficios que el desayuno le aporta a tu organismo son:

  • Control de peso. Las personas que desayunan tienen una menor tendencia a subir de peso, ya que reparten la ingesta calórica en cuatro o cinco comidas
  • Rendimiento físico e intelectual. Al omitir el desayuno se reduce la producción de insulina y aumentan el cortisol y las catecolaminas, entre otras sustancias, para mantener los niveles de glucosa en valores aceptables. Estos cambios hormonales alteran la conducta e influyen negativamente en el rendimiento físico e intelectual.
  • Nutrientes. El desayuno contribuye significativamente a los aportes diarios de vitaminas y minerales, así como de fibra.

Para obtener estos beneficios no puedes comer cualquier cosa, el desayuno debe ser equilibrado. Los especialistas recomiendan incluir lácteos, cereales y frutas, así como algunos derivados cárnicos (embutidos) y dulces, en cantidades moderadas.

Si te faltan motivos para animarte a desayunar, ten en cuenta que las personas exitosas consideran el desayuno una parte importante de la rutina que los ha llevado a ser figuras destacadas.

Desayunar no es engullir cualquier cosa para que tu cuerpo reciba alimento, sino darte el tiempo necesario para degustar la comida e interactuar con otras personas.

 

¿Qué otros beneficios has recibido por desayunar?

 

Fuente: Alimentación sana, Aristegui noticias, Vida y Salud