¡Comparte en tus redes!

¿Por qué los reality shows tienen tanto rating?

La voz, Master Chef y La isla son sólo algunos de los programas que han consolidado la fórmula de los reality shows en el gusto del público. Y aunque estas producciones se han enfocado en enfrentar el talento o las habilidades de sus participantes, existen otros formatos (bastante lamentables, por cierto), como Keeping Up With the Kardashians en los que somos espectadores en la vida de una pseudo celebridad.

Lo cierto es que, aunque muchos los consideran tele-basura, los reality cuentan con un gran número de seguidores, quienes consideran que son programas complejos, que combinan la realidad con la ficción, y en los que se cumple un rol social, pues se repara una injusticia o se da al menos afortunado la oportunidad de triunfar (usualmente el que gana este tipo de concursos es el que tiene la historia más triste).

Pero… más allá de la marcada fascinación que tenemos por las historias de superación, ¿qué hace que los reality shows sigan teniendo éxito? No puede ser su increíble contenido, pues suelen recurrirá la misma fórmula. Un montón de gente se presenta a una audición para demostrar su talento, pasan varios filtros y al final se enfrentan en una serie de competencias frente al público.

 

Keeping Up With The Kardashians lanzó a la fama a esta familia y aumentar su fortuna.

Keeping Up With The Kardashians lanzó a la fama a esta familia y aumentar su fortuna.

 

Honestamente, no importa si cantan, bailan, cocinan o luchan por sobrevivir, lo importante es ser testigos de ese momento específico de sus vidas. ¿Por qué? Porque alimenta al voyerista que llevamos dentro.

No es ningún secreto que nos encanta meternos en la vida de los otros. No importa si los conocemos o no, queremos opinar sobre sus acciones y sentirnos con el derecho de juzgarlos. Los mejores ejemplos los tienes en las revistas de espectáculos y la prensa del corazón, así como en el chismorreo de oficina. ¿O por qué otra razón te preocupa que Juanita se metiera con Pedrito y Juanito en la última fiesta de la empresa?

Así, la función de los reality es validar el voyerismo. Si está en televisión abierta, y horario estelar, espiar la vida de otro no pude ser una conducta reprobable, ¿o sí?

Y créenos, el discurso de que quieren promover el talento o encontrar a la próxima gran estrella son sólo palabras. Si en verdad importaran las personas y sus habilidades, los grandes ganadores de estos programas cumplirían sus sueños, alcanzarían el éxito. En cambio, reciben una palmada en la espalda y son desechados en cuanto pasa el furor. Total, hay una nueva camada en espera de saciar a las fieras voyeristas.

 

Notas relacionadas:

Checa aquí cuáles son los 100 mejores programas en la historia de la TV.

¿Cuáles son tus programas favoritos de TV? Éstos son los nuestros.