¡Comparte en tus redes!

¿Por qué se pierde el deseo sexual?

A pesar de que el ser humano es sexual por naturaleza, es común que hombres y mujeres pierdan el deseo sexual. De hecho, los expertos aseguran que este problema aqueja a 43% de las mujeres y 31% de los hombres, sobre todo después de los 50 años.

Este problema comienza a manifestarse con la falta de motivación a la hora de tener relaciones sexuales. Simplemente, dejas de desear acariciar y ser acariciado. Ya no te interesa seducir a tu pareja y las fantasías sexuales desaparecen.

deseoPero no todos los síntomas son psicológicos. En el caso de las mujeres, la pérdida del deseo sexual provoca falta de excitación, sequedad vaginal y dolor durante la penetración. Mientras que los hombres experimentan pérdida de sensibilidad en toda la piel y en los genitales, así como problemas de erección. En ambos géneros hay dificultad para alcanzar el orgasmo.

De acuerdo con los expertos, los cambios hormonales que se producen durante la menopausia y la andropausia son la causa principal de la pérdida de deseo sexual; sin embargo, hay otros factores que pueden influir para que se presente este problema, tales como:

  • Salud. Si padeces alguna enfermedad, el instinto de supervivencia dominará al de reproducción, por lo que tu deseo y excitación brillarán por su ausencia. ¿O caso has tenido ganas de tener relaciones sexuales cuando tienes gripa o una infección en el estómago?
  • Depresión. Quienes padecen esta enfermedad no sólo tienen falta de apetito o dificultad para concentrarse y conciliar el sueño, sino que su deseo sexual desaparece por las alteraciones bioquímicas en su cerebro.
  • Medicamentos. Aunque no lo creas, muchos de los fármacos que consumes provocan alteraciones hormonales, sequedad vaginal, impotencia y pérdida del deseo sexual.
  • Parto. Las mujeres que acaban de dar a luz pierden el interés en el sexo. Esta condición es el resultado de alteraciones químicas y hormonales, así como de los cambios físicos sufridos durante el embarazo.
  • Rutina. Muchas parejas pierden la pasión y espontaneidad en la cama. Llega un momento en que el sexo se vuelve en algo mecánico y dejan de lado las caricias, besos y juegos previos, por lo que pierden el interés.
  • Cambios. Cuando una persona enfrenta varios cambios en un periodo corto de tiempo es frecuente que pierda el deseo sexual. Esto mejora hasta que su vida vuelve a estabilizarse.
  • Conflictos en la pareja. Si todo el tiempo están peleando, es probable que las discusiones los desgasten física, emocional y sexualmente.
  • Experiencias traumáticas. Quienes han sido víctimas de abuso sexual o alguna experiencia traumática tardan en sanar sus heridas, por lo que el deseo desaparece y les resulta imposible intimar con alguien.

A decir de los especialistas, recuperar el deseo sexual requiere la intervención de especialistas para descartar cualquier problema físico y determinar si los fármacos que se consumen están provocando el problema. Además, es necesaria la participación de un psicólogo que te ayude a detectar y superar las causas emocionales.

Pero si en verdad quieres recuperar el deseo sexual, es importante trabajar la comunicación de pareja.