¡Comparte en tus redes!

Primeros auxilios para quemaduras leves

quemadurasNadie está exento de sufrir una quemadura. Obviamente, el riesgo es mayor cuando se trata de los niños. Su deseo de explorar y conocer el mundo, los hace acercarse a la estufa, tocar la plancha y hasta jugar con fuego. El resultado de su aventura suele ser desastroso, pues su piel es muy sensible.

De hecho, las principales causas de quemaduras son: la sobreexposición al sol, el vapor, bañarse con agua muy caliente, las tazas de café que se caen, comer alimentos demasiado calientes o utilizar rizadores y planchas de cabello.

Además, es posible que los pequeños se quemen por morder cables de electricidad y por meter sus dedos, o algún objeto a las tomas de corriente. En otra nota hablaremos sobre las quemaduras de origen químico; es decir, por ingerir o derramar productos de limpieza.

Las quemaduras se clasifican en primero, segundo o tercer grado, dependiendo del daño que sufra la piel. Aunque el tratamiento dependerá del tipo de herida, es importante brindar primeros auxilios a cualquier tipo de quemaduras.

En esta ocasión, te diremos cómo tratar las quemaduras leves o de primer grado. Recuerda que éstas se limitan a la capa superior de la piel y producen enrojecimiento, dolor e hinchazón leve. La piel se seca sin que se produzcan ampollas.

Si tu hijo sufre este tipo de quemaduras debes:

  • Quitarle la ropa y objetos que estén en contacto con la zona afectada.
  • Vierte agua fresca sobre el área quemada. También puedes colocarle una compresa fría y limpia sobre la quemadura, durante cinco minutos.
  • Es importante que no uses hielo, pues puede dañar más la piel lesionada.
  • Olvídate de todos esos remedios caseros que te enseñó tu abuelita. Si le pones mayonesa, mantequilla, aceite, talco o cualquier otra cosa que se te ocurra, puedes aumentar la profundidad de la quemadura y provocarle una infección.
  • Unta un poco de gel o crema con aloe vera sobre la quemadura. Esto refrescará la herida. Puedes repetir varias veces al día.
  • Si el pequeño siente mucho dolor, dale un paracetamol. Eso sí, debes revisar la dosis recomendada para un niño de su edad.
  • Dado que las quemaduras de primer grado tardan de tres a seis días en cicatrizar, te recomendamos que cubras la herida con una gasa o un vendaje estéril, durante las siguientes 24 horas. Todo con el propósito de evitar infecciones.

Recuerda que siempre es mejor prevenir, por lo que debes evitar que tu hijo se acerque a los objetos calientes y explicarle que puede lastimarse si los toca.