Pros y contras de vivir en un departamento

¡Comparte en tus redes!

Llega un momento en la vida en la que todos queremos independizarnos. Tener nuestro propio hogar y abandonar la casa de nuestros padres. Lograrlo requiere grandes esfuerzos, compromiso y que tomes las decisiones adecuadas.

Antes que nada, deberás analizar tus finanzas para decidir si estás en condiciones de comprar una propiedad, o por el momento te conviene rentar. Además, será necesario que elijas entre casa y departamento.

En esta ocasión, decidimos presentarte los pros y contras de vivir en un departamento. Esperamos que esta información te ayude a tomar una decisión.

PROS

  • Ubicación. Cada día es más difícil encontrar una casa en las grandes ciudades. Las que hay son muy caras o están ubicadas a las orillas de la urbe. Por ello, es más fácil que encuentres un edificio de departamentos cerca de tu trabajo o escuela.
  • Mantenimiento. Si llevas un estilo de vida acelerado, difícilmente tendrás tiempo para cuidar un jardín y mantener limpios tu patio o acera. En este caso, te conviene vivir en un departamento, pues todos los edificios cuentan con equipo de mantenimiento que se hace cargo de esas tareas, y hasta de tirar la basura.
  • Seguridad. Al contar con servicios de portería, los edificios tienen perfecto control de quién entra y sale; así que tu departamento siempre estará seguro.

CONTRAS

  • Espacio. La mayoría de los departamentos son pequeños, por lo que tendrás un espacio muy limitado para acomodar tus pertenencias. Además, de que no contarás con las condiciones óptimas para tener un perro u otra mascota.
  • Decoración. Si decides rentar, no podrás hacerle ninguna modificación al departamento. Necesitarás el permiso del dueño para cambiar el color de las paredes, y hasta para hacer una pequeña perforación para colgar un cuadro.
  • Vecinos. No importa cuán cordiales y amables sean tus vecinos, después de un tiempo terminarás alucinándolos. No existen paredes y puertas lo suficientemente gruesas como para aislar el sonido y darte privacidad. Después de un mes, conocerás los detalles de la vida de todos tus vecinos. ¡Ah! Y las cosas se pondrán peor cuando alguno de ellos tenga una fiesta, pues escucharás su música y conversaciones, aunque no hayas sido invitado a la reunión.
  • Estacionamiento. En el mejor de los casos, la renta que pagues por tu departamento incluirá uno o dos cajones de estacionamiento, pero si no es así, cada noche tendrás que batallar para encontrar un lugar seguro para dejar tu auto.

Así que… ¿te animas a vivir en un departamento?