¡Comparte en tus redes!

Protege hoy tu futuro empleando controles financieros personales

gabriela_montielHas reflexionado últimamente que con la crisis actual, se ha vuelto primordial cuidar de nuestras propias finanzas. Muchas personas están preocupadas, pero desafortunadamente no se ocupan por cambiar su situación. No pierdas el tiempo en múltiples actividades que no lo llevan a ningún lado, destina al menos unos minutos de cada día para reflexionar, analizar, planificar, capacitarte y trabajar en tus propias finanzas, tiempo que tranquilamente puedes tomar de otras actividades de menor importancia. Elige por ejemplo, el lugar favorito de tu hogar o tal vez durante una caminata, piensa con tranquilidad y reflexiona, luego toma nota de las conclusiones a las que llegaste. Estoy segura que el resultado te sorprenderá.

Por supuesto que hay cientos de enfoques para la planificación financiera; sin embargo, lo más importante es encontrar un enfoque personal adecuado y trabajar apegado a éste. He aquí un modelo de cuatro pasos que te puede orientar para llevar a cabo esta tarea.

 

Evalúa tus necesidades.

Necesitas decidir entre NECESIDAD o DESEO

Evalúa conscientemente tu situación monetaria; cómo marchan en general las cosas actualmente. Le podemos llamar a esto “hacer un inventario” o “dar un paso hacia atrás para ver mejor el panorama”. Llámale cómo quieras, pero ¡no la saltes!

Haz dos listas: una con lo que QUIERES/DESEAS y otra con lo que NECESITAS. Al decidir lo que vas a añadir a tus listas, pregúntate lo siguiente: ¿Por qué lo deseo? ¿Qué sería diferente si lo tuviera? ¿Qué otras cosas cambiarían si lo tuviera? (para bien o para mal) ¿Cuáles son las cosas verdaderamente importantes para mí? ¿Esto está de acuerdo a mis valores?

Establece metas.

El proceso de fijar metas incluye convertir tus necesidades en metas. Una meta es un resultado muy específico que tiene la intención de lograr algo. Puedes tener metas de corto y largo plazo. Puedes tener metas para el día, para la semana, para el año, y para toda su vida. Una frase dice que una meta es un sueño con fecha.

Define un plan.

Es importante empezar a desarrollar un “plan de vida”. Pregúntate: ¿Dónde quieres estar dentro de 5, 10 y 20 años? Una vez que tengas esto claro, podrás imaginar las acciones que necesitas llevar a la práctica para alcanzar esas metas. El próximo paso es visualizar el orden de importancia para esos avances. ¿Qué es lo que harás primero, segundo...último?

Actúa.

El primer paso para realizar tus metas es actuar. Muchas veces éstas no se alcanzan porque nunca se ejecutó el primer paso. Tener un plan, por sí solo, no significa que alcanzarás tus metas. Realmente es necesario hacer las cosas enumeradas en tu plan. (¡Justo cuando creías que esto iba a resultar fácil!)

Una parte importante a la hora de actuar es reafirmar tus metas. Es importante escribirlas. De hecho, los expertos en fijar metas te dirán que debes ponerlas en cualquier lugar donde las puedas mirar. Dilas en voz alta. Compártelas con tus familiares Mirarlas en forma escrita ayuda a convertirlas en una realidad. “Lo que no se escribe no sucede”

Probablemente (o estoy casi segura que), una vez que comiences a emplear tus controles financieros personales, más dudas y preguntas tendrás con respecto a tu persona. Entre estas interrogantes las más frecuentes suelen ser:

¿Por qué me encuentro en esta situación financiera?

¿Qué es lo que hice bien y en que me he equivocado?

¿Qué es lo que puedo y debo cambiar?

¿Qué me motiva para querer obtener prosperidad financiera?

¿Abrir la empresa propia de mi sueños, es lo más indicado?

¿Destino parte de mis ingresos para ahorro e inversión?

Pero no te desanimes, con paciencia y determinación lograrás alcanzar la meta,

Sigue la regla de oro: “Gasta menos de los que ganas”.

Así que ahora lo sabes: “Una persona con una mente financieramente ordenada, tiene claros y jerarquizados sus objetivos y sabe cuanto tiene, cómo la va a distribuir, para que, en que momento y cómo va efectuar sus gastos y compras, además evalúa los resultados para tomar nuevas decisiones”.

 

¡Estoy segura de que el futuro será brillante, para los que se preparen desde hoy!

Cualquier comentario, consejo o sugerencia estoy a tus órdenes.

Gabriela Montiel