¡Comparte en tus redes!

¿Cómo puedo pedir lo que quiero en la cama?

Alessia Di BariLa pregunta que muchos de nosotros nos hacemos. Es curioso, mucha veces somos muy asertivos para pedir lo que necesitamos o lo que nos gustaría en cualquier otra área de nuestra vida, excepto en la sexual ¿qué hay de diferente entre esta faceta y el resto? Fácil, esta toca fibras generalmente más sensibles y por lo tanto, nos sentimos juzgados y enjuiciados a la menor provocación.

Para atrevernos a pedir lo que queremos sexualmente, paso 1, necesitamos estar claros con que merecemos eso que es importante para nosotros y que no hay nada de malo con lo que estoy pidiendo. Eso no significa que me lo tengan que dar, pero sí significa que estoy en todo mi derecho de pedirlo e ir por lo que quiero.

El paso 2, es que generalmente, muchas de las cosas que quiero pedir me desatan una serie de emociones que intento quitarme, como culpa, miedo, vergüenza, etc Es importante que notes que estas sensaciones no se van a ir a ningún lado; nos atrevemos a mostrarnos con todo y ellas. Lo que generalmente hacemos es quedarnos callados, esperando algún día sentirme “perfecto”; es decir, sin todas esas emociones o sensaciones que “me estorban” para entonces sí, arriesgarme a ir por lo que quiero. Lo real, es que ahí van a estar y justo la valentía está en hacerlo contactando con ellas y mostrándolas; es decir vulnerándonos.

Finalmente, el paso 3, es tener dos segundos de valentía. Sí, eso es lo que necesitamos. Sólo dos segundos para abrir la boca y decir… “quiero hablar contigo” o “hay algo que me ha estado rondando” o la frase que mejor se adapte a ti y te permita abrir la conversación y entrarle al tema. Toda vez que ya empezamos, nos seguimos, el problema –en general- es empezar.

Otra forma, si eres de los míos y esos dos segundos, en persona, nunca llegan. Escríbele un correo o un mensajito de whatsapp. Dado que no tienes a la persona enfrente de ti, los dos segundos de valentía que necesitas son para decir “chinge su madre, en caliente ni se siente” y darle enviar al mensaje. Es más, al final de todo lo que le escribiste le puedes poner una P.D. que diga: “cuando nos veamos, pregúntame acerca de lo que te acabo de escribir, para que no me haga guey”. Se vale pedir que nos ayuden a ayudarnos.

Te mereces la vida sexual que quieres y parte de sí poder tenerla o de menos acercarte a ella, es atreverte a pedir lo que quieres y está bien para ti. Ir por lo que queremos, en la vida o en la cama, es de gente valiente. Tu ¿qué tan valiente te sientes para ir por ella? ¿Qué tanto te arriesgas a mostrarte? ¿Qué tan cerca te sientes de la vida sexual que quieres?

Alessia Di Bari