¡Comparte en tus redes!

Algunos puntos que pueden salvar tu lactancia

Erika HernándezTodos sabemos que la lactancia es lo mejor para los bebés y que los protege contra muchas enfermedades, por eso miles de mujeres optan por querer amamantar a sus hijos.

Lo que a veces no sabemos es que una buena parte de las mamás, se quedan en el intento por falta de asesoría y apoyo oportuno, o bien , por exceso de mala información.

Si deseas amamantar a tu bebé, puede servirte conocer los siguientes puntos:

  1. Muchos pediatras no saben lo que deberían saber de lactancia. Pueden conocer la teoría y los beneficios, pero al momento de estar frente a una mamá que tiene alguna dificultad, muy pocos saben orientarla en cuestiones de técnica, posiciones, agarre, y el primer camino de muchos es recetar fórmula sin antes haber intentado averiguar cuál es el origen del problema y resolverlo.
  1. Por eso existen las consultoras, educadoras y asesoras de lactancia, para cubrir ese vacío de que dejan muchos médicos al carecer de una especialización en el tema. Asegúrate de conocer a alguna que pueda orientarte cuando lo necesites.
  1. La lactancia NO debe doler. Si duele, es que algo va mal y hay que corregirlo inmediatamente. El intentar aguantarte solo empeora las cosas y podrías terminar por abandonar tu lactancia sin haberlo deseado.
  1. La mayoría de los medicamentos son compatibles con la lactancia, aunque tengas que someterte a un tratamiento o cirugía (incluida una cesárea) ,en gran parte de las situaciones hay opciones que puede utilizar la mamá sin riesgo para el bebé (excepto casos muy extremos como quimioterapias por ejemplo). Siempre solicita que te receten un medicamento compatible con la lactancia, y si tú o tu médico tienen dudas, ya existen formas de poder verificarlo al instante.
  1. Enfermarte, no tiene porque ser una causa para dejar de amamantar. Al contrario, por medio de tu leche, le pasas a tu bebé anticuerpos que tu organismo está generando para afrontar dicha enfermedad.
  1. Si le ofreces biberón a tu bebé en sus primeras tres semanas de vida, es probable que se confunda, y cuando llegue a tu pecho se desespere porque no sale la leche tan fácilmente como de un chupón plástico. Si vas a necesitar posteriormente separarte de tu bebé y dejarle mamilas con tu leche, enséñale a tomar de ellas pero hasta después de este tiempo, una vez que ya está bien establecida la lactancia.
  1. Existe algo llamado brotes de crecimiento, los cuales pueden ocurrir alrededor de las 3 semanas, 6 semanas, 3 meses y 6 meses de nacido el bebé (aproximado, días mas días menos, y no es ley, pueden o no ser perceptibles). En estos brotes, el bebé está pegado al pecho tooodo el día, acaba de terminar de comer bien y pide más. Después de uno o dos días así, la mamá puede dudar sobre si su leche está siendo suficiente o no (todo mundo le dice que ya no lo ha de estar llenando) Lo que está ocurriendo es que el bebé está dando un “estirón” , efectivamente necesita más leche y logra incrementar la producción de mamá succionando más para que se produzca más. Al cabo de 2 o 3 días, la producción de leche alcanza el nivel requerido, y el espaciamiento de las tomas suele volver a la normalidad.

Si conoces alguna mamá que vaya a comenzar o esté comenzando con su lactancia, compártele esta información, juntos podemos ayudar a que todas las mujeres que desean amamantar, lo puedan lograr.

Erika Hernández