¡Comparte en tus redes!

Qué decirle a tu hijo adolescente cuando falta papá

De acuerdo con AA, no es lo mismo si los hijos son niños o si ya son adolescentes, en cada caso, los chicos necesitarán una atención diferente. Los expertos aseguran que para un adolescente el divorcio tiene casi el mismo golpe emocional que una muerte en la familia.

Según lo describe Healthychildren, los sentimientos de tristeza se manifiestan más en días festivos, cumpleaños, eventos escolares y en otras ocasiones especiales, cuando solo uno de los padres asiste al evento.

Qué decirle a tu hijo adolescente cuando falta papá

Qué decirle a tu hijo adolescente cuando falta papá

Las emociones y conductas en el adolescente son similares a las que manifiesta una persona después de que un miembro de la familia ha muerto: depresión, ira, comportamiento agresivo, culpa, problemas en la escuela, dolores de estómago y dolores de cabeza frecuentes así como otros malestares, un cambio en los hábitos alimenticios y de sueño y ansiedad de ser etiquetado como “el de los padres divorciados”. Según los especialistas, se ha descubierto que el divorcio es la cuarta causa principal de estrés en los adolescentes.

De acuerdo con Wol, es erróneo confiarse y pensar que el divorcio será una solución absoluta para los hijos o que acabará con toda la tensión que existe entre los cónyuges. A veces se tiene que tratar más con el cónyuge después del divorcio que antes, ahora las cuestiones son más polémicas, por que se tratan temas de manutención, custodia de los hijos, educación. En esos casos, el divorcio no elimina los problemas familiares, solo los transforma, por ello la comunicación, tregua y empatía con la ex pareja son fundamentales. De esto te hablaremos al final de la nota. Ahora pasemos a qué decirle a tu hijo adolescente cuando falta papá.

  • ¿Por qué? Será la primera pregunta que se hacen los adolescentes ante el divorcio de sus padres. La respuesta a esa pregunta debe ser sincera y clara. No es necesario dar la explicación completa, pero estos sí deben conocer las razones por las que los padres han decidido divorciarse.
  • ¿Es culpa mía? Es normal que ellos se sientan culpables ante el divorcio de sus progenitores. Por ello los padres deben explicarles que el divorcio es solo entre la pareja y que los hijos no tienen ninguna responsabilidad ni culpa.
  • ¿Me abandonarán? Temen que alguno de sus padres los abandone. En la etapa del divorcio ambos padres deben darle la oportunidad a su hijo de convivir con ellos, así eliminarán ésta duda.
  • ¿Qué va a pasar ahora? Los cambios serán profundos, por ello los padres deben explicar en qué van a consistir esos cambios. Por ejemplo, decirles si alguien se mudará de ciudad, si cambiará de escuela, cómo se verá afectada la economía. Todo debe decirse con mucho tacto.
  • Sentimientos de inseguridad. Es normal que los adolescentes se sientan inseguros, incluso más que cuando eran niños. No se deje engañar por su aparente afán de independencia; a esa edad necesitan más que nunca la estabilidad familiar.

Posibles consecuencias del divorcio en un hijo adolescente

Durante la adolescencia se aprende a entablar amistades sólidas, por ello el divorcio les puede enseñar a ser escépticos ante valores como la confianza, la lealtad y el amor. Lo más probable es que de adultos eviten todo tipo de relación estrecha. De acuerdo con los expertos el adolescente que ve a sus padres divorciarse es presa fácil para la delincuencia, alcohol, drogas u otras conductas de riesgo.

¿Qué hago para ayudar a mi hijo?

El portal Familias recomienda no involucrar a los hijos en los problemas que surjan por la separación. Aléjalos de las discusiones que tienes y seguirás teniendo con tu pareja.

Asegúrate de que sepa cuánto lo amas. Dile que no importa si estás separado, los dos nunca dejarán de ser mamá y papá.

Mantén la comunicación. Suele pasar que cuando los padres están concentrados en sus conflictos se olvidan de los sentimientos de sus hijos. Por ello te recomendamos mantener siempre la comunicación con tu hijo, respeta sus sentimientos y sus opiniones. Durante los cambios que experimenta tu hijo debes preguntarle cómo se siente y qué piensa. Presta atención, porque sus opiniones también son muy valiosas.

Si no tienes la custodia total, trata de convivir con tu hijo lo más que puedas. Si te quedaste con el muchacho, permite que el otro padre lo vea, de acuerdo al régimen de visitas.

Hazle saber que está bien si decide amarlos a los dos (a los papás), prométanle que no van a presionarlo a tomar partido, absténganse de hacerse comentarios despectivos frente al adolescente. El joven debe amar por igual a sus dos padres.

Ponte de acuerdo con tu ex pareja para no utilizar a los hijos como espías que obtienen información del otro padre, mucho menos andar llevando mensajes, por ejemplo: “Dile a tu padre que necesito dinero para arreglar la estufa”.

Evita que tu hijo se sienta avergonzado por expresar afecto por el otro padre o por exclamar lo mucho que se divirtieron durante una visita. Si lo expresa, sólo di que eres feliz porque él es feliz.

No alejes a tu hijo de la familia, procura que siga conviviendo con los abuelos y tíos de su otro padre. Fomenta la relación continua y no castigues a tu ex pareja con la prohibición de las visitas de tu muchacho.

No conviertas a tu hijo en chivo expiatorio, por ejemplo, no repitas frases como: “eres igual a tu padre”.