¡Comparte en tus redes!

Qué es el Tao

Georgette RiveraAl tao se le conoce como el camino de los cielos o de la naturaleza, tanto Lao Tse como Confucio predicaban abandonar el propio camino para seguir con el “gran camino”. El tao tiene diferentes significados: el religioso, el cosmológico, el filosófico, y el moral. Desde los puntos de vista filosófico y religioso, se dice que el tao todo lo ordena tras el incesante flujo del cambio, pues de ahí parte el orden natural.

Esto puede parecer complicado pero no lo es, el flujo que existe en el universo se llama tao y de manera suave va fluyendo, actuando y trabajando; su poder radica en que nunca para, de esta manera mantiene la armonía y el equilibrio de todo cuanto rodea. La forma en la que suele manifestarse es en el cambio: de estaciones, de orden, de ciclos de vida, etc. Quien sigue sus leyes básicas se vuelve uno con él y, por lo tanto, en este momento entra el término del Chi, que es la energía del universo; así que desde este punto podemos inferir que el tao es el flujo del chi. Se sostiene entonces que la única constante en el universo es el cambio y al emparejarse con este concepto se llega a un estado de armonía, que entiende esta corriente con el devenir del yin a yang, de femenino a masculino. De ahí el símbolo Taijitu que es el símbolo del Tao, donde están el yin y el yang confluyendo en un círculo.

Principios del tao:

“El Tao que puede expresarse no es el Tao permanente. El nombre que puede nombrarse no es el nombre permanente.

El no-ser es principio del Cielo y de la Tierra; el ser, de los infinitos seres es madre. Por eso con el permanente no ser se contempla la esencia escondida (del Tao); con el permanente ser se contemplan meros indicios del Tao. Estos dos (no-ser y ser)) tiene el mismo origen aunque diferentes nombres; tanto al uno como al otro puedes llamarlos misterio. Misterio de los misterios llave de toda mudanza”.

Lao Tse, Tao Te Ching

yin yang

Cabe mencionar que el Yin y el Yang son conceptos que se usan para referirse a la dualidad. A las fuerzas fundamentales tanto opuestas como complementarias. El yin es el principio femenino: la tierra, la pasividad, la absorción, la oscuridad. El yang es el principio masculino: el cielo, la luz, la penetración. De ahí que nada existe en quietud pura, sino en una continua transformación.

La transformación es vida porque ahí se da el movimiento.

Bendecida semana.

Georgette Rivera

Tagstao

Georgette Rivera