¡Comparte en tus redes!

Irene Torices

¿Qué es, qué causa y quién trata la Disfunción Eréctil?

 

 

La disfunción eréctil, antes mal llamada “impotencia sexual” es la dificultad persistente para lograr y/o mantener una erección suficientemente firme para lograr la penetración. La mayoría de las personas piensan que es un asunto relacionado con la edad avanzada del hombre, lo que no es del todo cierto, existen dificultades de erección en hombres de todas las edades y se estima que en el mundo más de 100 millones de hombres tienen dificultades para lograr o mantener erecciones firmes.

Después de los 40 años de edad la erección empieza a causar algunos malestares a los hombres y sus parejas. La disfunción eréctil puede deberse a causas orgánicas como la Diabetes , Hipertensión, Problemas cardiacos, Trastornos hormonales, Lesión medular, Cirugía prostática; a hábitos de vida no saludables como el Alcoholismo y Tabaquismo y también a trastornos emocionales como la Depresión, Ansiedad, Estrés, a si como al uso de medicamentos, problemas de pareja, falta de atracción, problemas económicos, inseguridad en sí mismo, autoestima poco nutrida, frustraciones, etc.

Para muchos hombres la Disfunción Eréctil puede ser una verdadera catástrofe. Esto puede hacerlos sentir "menos hombres". Es posible que le apene tratar el tema, hablar de ello es el primer paso del tratamiento. Contar con el apoyo de la pareja puede resultar fundamental.

Es importante saber que existen tratamientos para superarla, algunos tan sencillos como cambiar ciertos hábitos y estilos de vida y también aclarar que la disfunción eréctil no pone en peligro la vida, pero muchos de los hombre que la presentan y sus parejas pueden presentar un desequilibrio emocional derivado de la frustración que provoca no tener un funcionamiento sexual “adecuado” y en consecuencia no tener una vida sexual satisfactoria. Si tu vida sexual se ha complicado a causa de Disfunción Eréctil, es probable que tu pareja experimente frustración, sentimientos de rechazo, sensación de pérdida, confusión y/o ira y requiera que se le enfatice que es un trastorno que no es resultado de falta de interés o de atracción. Como sucede al dialogar sobre cualquier tema significativo, trata de no tocar el tema cuando tu o tu pareja se encuentren bajo condiciones de estrés, molestos o cansados. Si tienen hijos e hijas, esperen hasta estar a solas.

El tratamiento que se siga para la disfunción eréctil tiene que ser proporcionado y supervisado por un profesional de la sexología clínica, quien realizará una evaluación completa, que por lo general es muy simple y cómoda para la persona.

Irene Torices Rodarte