¡Comparte en tus redes!

Qué es un episodio hipomaníaco

Dr. Edilberto Peña de LeónAprovechando la euforia que nos tiene a todos embargados desde ayer con la victoria de la Selección Mexicana ante Alemania, creo que no hay mejor momento para explicar de lo que se trata un episodio hipomaníaco que ahora… será difícil encontrar mejores ejemplos.

La Manía es esa fase que pueden padecer las personas portadoras del trastorno bipolar que es justo lo contrario a la depresión. Se caracteriza por presentar una hiperactividad motora y mental que nos lleva a no dormir, no comer, no descansar, tener pensamientos acelerados todo el tiempo, sentir como si estos pensamientos se agolparan en mi cabeza para querer expresarse y esto hace que la velocidad de mi habla sea exagerada, incluso que muchas veces no se me entienda lo que quiero transmitir. Mis pensamientos van a tal velocidad que muchas veces puedo alcanzar la generación de ideas delirantes (pensamientos falsos) que tienen contenidos grandiosos. Todo esto contagia a mis emociones logrando que me considere con capacidades que pocas personas cuentan y que soy merecedor de todo el bien de este mundo. Las fases maníacas más grandes terminan en episodios psicóticos, donde me despego de la realidad y es necesario llegar a los internamientos cortos en pabellones psiquiátricos para poder controlarme rápidamente.

Ahora imaginen que, la gran mayoría de las personas que tienen trastorno bipolar, son de una variedad que es la tipo II, donde hacen episodios de depresión, pero no hacen episodios de manía, sólo de HIPOMANÍA. Estas tienen todas las características que ya mencionamos para los episodios de manía, pero en mucha menor medida. Las personas duermen un par de horas al día, tienen varios empleos o estudian varias carreras al mismo tiempo, atienden a varios pasatiempos muy demandantes cada uno, practican varios deportes y destacan en ellos; y estas capacidades sumadas al concepto exagerado que tienen de sí mismos los hace comprometerse en grandes negocios, enormes proyectos, o socialización tan vasta que los lleva a tener demasiados amigos o múltiples relaciones de pareja. Esto no puede sostenerse por mucho tiempo e irremediablemente los lleva a tener complicaciones en todas las áreas de su vida (laboral, académica, sexual, familiar y social), recurriendo a la ayuda del psiquiatra.

Así es que la siguiente vez que escuchen sobre MANÍA o HIPOMANÍA, ya no deben de pensar en aquellos que son “mañosos” y que les gustan las cosas de una sola forma, sino también en los que pueden padecer de estos episodios de incremento exagerado del estado de ánimo y que necesitan ayuda.

Dr. Edilberto Peña de León

Edilberto Peña