¿Qué hacer cuando tu hijo no quiere desayunar?

¡Comparte en tus redes!

¿Tu hijo ha dejado de desayunar antes de ir a la escuela? ¿No importa cuánto le insistas, simplemente se niega a probar bocado antes de salir de casa? Como tú, miles de padres en el mundo están lidiando con esta situación.

Antes de otra cosa, debes tomar en cuenta que, tanto para niños como para adultos, es vital desayunar, pues hubo un largo ayuno durante la noche. No ingerir alimento durante la mañana puede tener un impacto negativo en la salud.

Al saltarse el desayuno, tu hijo tendrá problemas con su desempeño físico y mental. Perderá habilidad para recordar y utilizar información recién adquirida; además de que su fluidez verbal y atención se verán afectadas.

Para evitar que esto le ocurra a tu hijo, aquí te dejamos algunas ideas que te ayudarán a lograr que vuelva a desayunar:

  • Ejemplo. Recuerda que los niños aprenden en gran medida de la imitación, por lo que, si tú no desayunas, él lo verá como el comportamiento adecuado. Para hacer que él coma por la mañana debes sentarte y hacerlo tú también. Esta práctica también puede convertirse en un buen momento para que la familia conviva.
  • Cenas. Debes evitar que tu hijo cene muy tarde y de forma abundante, pues se despertará sin hambre. Si su última comida del día es ligera y la ingiere temprano, tendrás más posibilidades de que desayune.
  • Alimentos. El problema de que no quiera desayunar puede radicar en que no le gusta lo que le sirves, así que sólo debes preguntarle qué quiere. Una excelente opción es llevarlo contigo al supermercado y dejarlo escoger lo que quiere comer. Sin embargo, debes cuidar que su desayuno sea equilibrado y no le des alimentos altamente calóricos. Lo mejor es que esta comida incluya frutas, cereales y lácteos.
  • Porciones. Por mucha energía y nutrientes que requiera para rendir en la escuela, un niño nunca debe comer como un adulto. Sus porciones deben ser más pequeñas.
  • Tiempo. Si la razón por la que tu hijo no desayuna es porque no le da tiempo de hacerlo antes de ir a la escuela, sólo debes organizarte mejor. Desayunar adecuadamente no requiere más de 15 o 20 minutos, así que lo único que hay que hacer es acostarlo 20 minutos antes de la hora acostumbrada. De esta manera el desayuno no le robará horas de sueño.
  • Apariencia. Recuerda que de la vista nace el amor. Una forma segura de hacer que se sienta atraído por la comida es dándole a ésta diferentes formas, ya sea de algún personaje y objeto que le guste. Usar platos con decorados divertidos también puede ser útil.
  • Respeto. Si has probado ya todas las técnicas y no logras que desayune, no lo obligues. Forzarlo a comer sólo tensará su relación. Negocia con él. Un trato adecuado sería permitirle tomar sólo un poco de leche o jugo antes de salir de casa, a cambio de que lleve un almuerzo abundante a la escuela

¿Qué técnicas has usado para hacer que tu hijo desayune?