¡Comparte en tus redes!

Qué hacer cuando tu hijo no quiere trabajar

hijo_trabajarAl hablar de los Ninis solemos enfocarnos en los jóvenes que, por falta de oportunidades, no pueden concluir su formación académica o ejercer su profesión; pero ¿qué pasa con todos aquellos que concluyeron sus estudios, pero no tienen la menor intención de trabajar?

Aunque la mayoría de los recién egresados ansían integrarse al mercado laboral y aplicar lo aprendido en la escuela, por alguna extraña razón tu hijo sólo quiere quedarse en cama, ver televisión y disfrutar de sus tardes de videojuegos.

Por supuesto, habría que considerar si tu retoño no está sufriendo de depresión y/o ansiedad, pero por lo general, quienes se niegan a trabajar es porque no están dispuestos a renunciar a su zona de confort.

Obtener un empleo implicaría aceptar que ya es un adulto, y como tal tiene obligaciones; así que mientras no lo haga, seguirá siendo el niño de mamá. Él sabe que no lo dejarás desamparado. Tal vez no tenga lujos, pero no se morirá de hambre.

El problema es que mientras no le pongas límites, él mantendrá su actitud. Es cierto que no puedes negarle un plato de comida o un techo, pero… ¿estás dispuesta a seguirle pagando ropa, zapatos, cortes de pelo, celular, diversión gasolina y demás gastos del coche? ¿Sí, hasta cuándo?

Comprendemos que no quieras que le falte nada, pero mientras le sigas dando todo, él no se verá obligado a buscar trabajo. Total, para eso estás tú. El punto es que no eres eterna y si no aprende a trabajar ahora que aún te tiene para darle una mano cuando lo necesite, va a sufrir mucho cuando abandones este mundo.

Recuerda que el mercado laboral es cruel y que es prácticamente imposible que una persona mayor de 35 años consiga empleo, sobre todo si no tiene experiencia. Las oportunidades que está perdiendo, no volverán.

Si decides “motivarlo” para que busque trabajo tendrás que presionarlo un poco. ¡Ojo! Eso no quiere decir que le grites o pelees con él. De hecho, podríamos apostar que él ganaría cualquier discusión sobre el tema. ¿Por qué? Porque recurriría al chantaje emocional para que no vuelvas a mencionar el asunto.

En estos casos, lo único que puedes hacer es destruir su zona de confort. ¿Cómo? Sencillo, ¡limítale el dinero! En casa tendrá comida, agua, gas, luz y demás servicios, pero no le darás un solo centavo para otras cosas, como ropa, diversión y demás lujos. ¿Quiere dinero? ¡Que trabaje!

Además, te sugerimos que le asignes tareas del hogar. Si no quiere salir y trabajar que se encargue de la limpieza, el lavado y planchado de ropa de toda la familia, etcétera. Seguramente, al ver que tendrá obligaciones, pero ninguna paga, considerará la opción de conseguir un empleo.

Recuerda que, al mantenerlo, y no motivarlo a cambiar de actitud, no te estás haciendo ningún favor y estás dejando claro que crees que tu hijo es incapaz.