¡Comparte en tus redes!

Qué hacer cuando tus hijos pequeños dicen groserías

Qué hacer cuando tus hijos pequeños dicen groserías

Qué hacer cuando tus hijos pequeños dicen groserías

Un error que podrías cometer y que muchos padres cometen, es reírse al escuchar a un pequeño decir groserías, probablemente ahora que son muy pequeños cause gracia oírlos hablar así, pero lo que muchos padres no contemplan es que los niños entienden que lo que hacen es divertido y sobre todo que tienen la aprobación de sus padres para proceder así.

Puede ser que tú como padre o madre no les hayas enseñado a tus hijos una mala palabra, pero pudieron haberla aprendido al escuchar a un vecino o a un familiar, ¿sabes cómo reaccionar en esas circunstancias? ¿Qué hacer cuando tus hijos pequeños dicen groserías? Aquí algunas ideas.

1.- No te rías. Escuchar a un niño pequeño provoca risa, pero resiste a esa tentación, pues si te ríes le darás un refuerzo para que siga haciéndolo. Un niño recibe mucha satisfacción cuando se da cuenta de que hizo reír a un adulto.

2.- Dile que está mal. Él no sabe que lo que está diciendo está mal, explícale que ese tipo de palabras no son correctas, tómate la calma y el tiempo para explicarle detalladamente. Si pierdes la paciencia le enseñarás a tu hijo que tiene el poder de hacer que le hagas caso enseguida.

3.- Enséñale nuevas palabras. A veces los niños inventan palabras, lo hacen para nombrar algunas cosas o para inventar un insulto, en ese caso dile que no le entiendes porque esa palabra no existe. Enséñale a decir "estoy molesto", "no me parece" o "eso me molesta."

4.- Si lo dice en público. Si tu hijo dice groserías en público mantén la calma y espera el momento oportuno para hablar con él, en público podrías avergonzarlo o enseñarle una técnica para desesperarte.

5.- Sé estricta. Tu niño puede decir groserías porque quiere algo, en ese caso lo más correcto es no darle lo que pide, explícale que ese no es el modo de pedir las cosas. No le permitas obtener un beneficio cuando se porta mal.

6.- Enséñale a respetar. Las groserías no son bien vistas en casa, en casa de algún familiar, en la escuela o cuando hay visita. Enséñale que otras personas se podrían sentir incómodas.

7.- Da un buen ejemplo. Es claro que tu hijo va a escuchar malas palabras en la escuela y en la calle, mientras vaya creciendo irá aprendiendo más cosas, pero tu ejemplo será factor importante en su educación. Si por error dices groserías y él te ha escuchado, dile que no deberías haber dicho lo que dijiste, ten cuidado si tienes hijos mayores, pues los pequeños imitan a sus hermanos, educa también a los grandes. Cuando vaya a ver televisión, fíjate que sean programas adecuados a su edad.