¡Comparte en tus redes!

Qué hacer en caso de deslave

deslaveDebido a que nuestro país cuenta con varias cadenas montañosas y a que las lluvias son cada vez más intensas, existe un riesgo latente de que se presenten deslaves. El problema es que los asentamientos humanos se han extendido hasta las faldas y laderas de montañas, por lo que hay que extremar precauciones para evitar desgracias.

Antes que nada, debes saber que el término “deslave” se usa para referirse a movimientos terrestres cuesta abajo. La mayoría es provocada por eventos naturales, como deshielos, temblores y erupciones volcánicas; sin embargo, la causa principal son las lluvias intensas.

Aunque se cree que los deslaves son imprevisibles, es posible detectar algunas señales de alerta, como: deformaciones y agrietamiento en la tierra, inclinación de árboles, y desviación de los caminos de su trazo original.

Si detectas alguna de estas señales, repórtalas a la autoridad local para que emprendan las acciones necesarias.

En tanto, te decimos qué hacer antes, durante y después de un deslave

ANTES

  • Si vives en un una pendiente, siembra algunos árboles en los terrenos empinados. Esto protegerá el suelo y evitará la erosión, reduciendo así el riesgo de deslave.
  • Mantén limpios los canales de desagüe para evitar inundaciones y reblandecimiento del terreno.
  • Prepara un kit de emergencia, con alimentos no perecederos, radio portátil, linterna con pilas, botiquín de primeros auxilios, agua embotellada, fósforos y velas; así como sus documentos personales y cubre bocas.
  • Si ordenan desalojar el lugar o decides irte, lleva a tus mascotas contigo

DURANTE

  • Mantén la calma.
  • Conduce con extrema precaución. Observa si hay pavimento hundido, lodo, rocas caídas y otros indicios de deslizamientos en masa.
  • Si el deslizamiento es en una vía, avisar a otros conductores y a las autoridades respectivas.
  • Por ningún motivo intentes cruzar el área afectada. Aléjate lo más posible pues podrían seguir cayendo materiales sobre los sectores aledaños.
  • Sin acercarte demasiado, identifica si existen infraestructuras afectadas o en peligro, como viviendas, la red eléctrica, acueductos o las tuberías de agua negra. Si es así, comunícaselo a la autoridad local.
  • Si ocurre un deslizamiento en una ladera, en la parte superior de la cuenca de un río o quebrada, y hay represamiento del caudal, infórmalo inmediatamente a las autoridades, ya que existe la probabilidad de una avalancha.
  • Si el deslave es en una carretera, avisa a los otros conductores para ponerlos en alerta.
  • Evita regresar por pertenencias, mientras haya peligro.
  • Permanece en un lugar seguro y espera a que las autoridades de Protección Civil avisen que es seguro

DESPUÉS

  • Si debes reconstruir tu vivienda solicita asistencia para saber dónde y cómo hacerlo.
  • No vuelvas a ocupar tu casa si presenta fallas.
  • Es recomendable reforestar el terreno dañado por un derrumbe, ya que la erosión que se genera por la pérdida del suelo podría causar inundaciones repentinas y otros derrumbes.
  • Colabora con las autoridades revisando las cuencas de ríos y quebradas para determinar si hay represamiento del cauce.

Recuerda que la calma y el conocimiento son los mejores aliados durante una emergencia.