¡Comparte en tus redes!

Qué hacer en caso de que tu hijo se esté atragantando

A cualquier padre le aterra que algo le ocurra a su hijo. La idea de que se esté atragantando porque algún objeto le impida respirar no sólo les aterra, sino que les obliga a extremar precauciones y vigilarlo todo el tiempo. Evitan que tenga acceso a juguetes y artículos pequeños, y se aseguran de que trague correctamente todos los alimentos.

Pero… ¿sabes qué hacer si lo impensable sucede? ¿Cómo ayudarías a tu hijo si se estuviera atragantando? Probablemente, pensarías en darle pequeños golpes en la espalda o correr a la Sala de Urgencias; sin embargo, en caso de asfixia, tu primera opción podría empeorar la situación y no puedes esperar a que lo atienda un médico, pues cada segundo cuenta y debes actuar de inmediato.

 

Debes saber que cuando un niño se está ahogando por atragantamiento significa que un objeto se ha quedado alojado en la tráquea, impidiendo que el aire fluya desde y hacia los pulmones. Esta situación se produce cuando, al tragar, la epiglotis no cierra perfectamente y permite el paso de alimentos o juguetes a la tráquea.

Usualmente, estos artículos sólo bloquean la tráquea parcialmente, y lo más probable es que sean expulsados tosiendo, y con ello, la respiración se restablece. Sin embargo, existe el riesgo de que el objeto obstruya por completo el paso de aire, dejando a los pulmones y al cerebro sin oxígeno. En estos casos es cuando la vida de los pequeños corre peligro.

Señalas claras de que un niño se está atragantando y necesita ayuda inmediata son:

  • Jadea o boquea al intentar respirar
  • No puede hablar, llorar o emitir sonidos
  • Se pone azul
  • Se sujeta la garganta o agita los brazos
  • Luce asustado

De presentarse esta situación, es necesario que aplique la llamada maniobra de Heimlich. Este procedimiento de primeros auxilios puede salvar la vida de tu hijo, así que es importante que aprendas a realizarla correctamente.

Es importante que jamás intentes sacarle el objeto de la boca o la garganta, y que evites darle palmadas en la espalda. Cualquiera de estas acciones puede empujar el artículo más abajo y empeorar la situación.

Maniobra de Heimlich para cuando alguien se está atragantando:

  1. Pon a la víctima de pie y colócate detrás de ella.
  2. Tus brazos deben ir alrededor de la víctima, justo debajo de las costillas.
  3. Con las manos, oprime el abdomen de la víctima. Los movimientos deben ser rápidos y ascendentes, como si estuvieras trazando la letra J.
  4. Asegúrate de emplear suficiente fuerza. Como si trataras de levantar a la víctima sobre sus pies.
  5. Haz 5 compresiones abdominales rápidas. Repite la serie hasta que el objeto sea liberado y expulsado.
  6. Si la maniobra es exitosa, la víctima toserá expulsando el objeto que obstruye sus vías respiratorias.
  7. Si la víctima se desmaya, suspende inmediatamente las compresiones. Ten en cuenta que esto puede ocurrir en cualquier momento si el objeto no es liberado.
  8. Asegúrate de pedir una ambulancia, pues la vida de la víctima está en riesgo.

Es importante que después de un episodio de asfixia, un médico evalúe a tu hijo (o cualquier víctima), sobre todo si tiene tos persistente, babea, tiene arcadas, jadea o le cuesta trabajo respirar.

Notas relacionadas con que alguien se esté atragantando:

Productos que jamás deberías darle a un menor de 6 años, dando click aquí.
5 Apps indispensables para tu celular, dando click acá.
7 cosas que debes de saber sobre los biberones, dando click de este lado.