¡Comparte en tus redes!

Qué hacer para que tus hijos sean seguros de sí mismos

Qué hacer para que tus hijos sean seguros de sí mismos

Qué hacer para que tus hijos sean seguros de sí mismos

Nunca es tarde para ayudarle a tus hijos a ser más seguros, sin embargo entre más temprano inicies mejor. Así que si tus niños son pequeños puedes ir fomentando su seguridad desde ahora, así lograrás que mañana se conviertan en adultos con más confianza. Enséñale a tu hijo que vale por lo que es, no por lo que sabe o por lo que es capaz de hacer, no vale por sus virtudes, sino porque es una persona.

Refuerza mediante la afirmación las cosas que hace bien y concéntrate en sus virtudes, sin embargo no hagas que tu hijo escape a la realidad en la que se encuentra, es decir, las cosas que no puede hacer o los defectos que no puede solucionar no deben ser ignorados, poco a poco puede ir aprendiendo a hacer las cosas, a mejorar y a vencer sus miedos. Los niños no mejoran su confianza cuando sus padres les digan que son mejores, sino más bien cuando observan sus propios logros, así se van dando cuenta de lo que son capaces. Aquí algunas ideas que te ayudarán a crear hijos más seguros.

1.- Ayúdalo a perfeccionar sus talentos. Los especialistas aseguran que las personas son más felices cuando dominan una habilidad. Es decir, si tu hijo está aprendiendo a andar en bicicleta aprende de sus errores, persistencia y disciplina. Después experimenta la dicha de tener éxito por sus propios esfuerzos, descubre que puede tener cierto control sobre su vida y que si desea hacer algo podrá lograrlo con persistencia.

2.- Que tus elogios sean enfocados. Hay padres que felicitan a sus hijos por todo o por las cosas cotidianas, si haces eso tus hijos tendrán dificultad para valorar las cosas más importantes. Que tus elogios sean concretos y enfocados a sus triunfos sobresalientes. En cuanto a las cosas cotidianas explícale cómo podría hacer las cosas mejor (en caso de que halla la necesidad de mejorar algunos aspectos).

3.- Deja que haga las cosas por sí mismo. Los padres no quieren ver a sus hijos sufrir, por eso tienen ese deseo de intervenir siempre, pero a veces lo más saludable es dejarlos experimentar solos, que aprendan a lidiar con situaciones difíciles y que está bien a veces sentirse triste o enojado. Tu hijo aprenderá a enfrentar los obstáculos hasta que los enfrente sin ayuda. En otro caso, si tu hijo te cuenta de un problema en la escuela, antes de ofrecer soluciones guarda silencio o pregúntale cuál cree que sería la mejor solución.

4.- No decidas por ellos. Deja que tu hijo tome sus propias decisiones, así lo ayudarás a desarrollar confianza, juicio propio y capacidad de elección. Si es muy pequeño y no entiende muéstrale opciones, así fortaleces su confianza. Por otra parte, si acostumbras a darle a tu hijo una variedad de opciones tu hijo podrá darse cuenta de qué tipo de cosas le atraen más.

5.- Enséñale a ver el lado positivo. Si tu hijo aprende a ver siempre el lado bueno de las cosas generará más confianza, ¿cómo haces eso? Con el ejemplo y con la afirmación. ¿Cómo usas la afirmación? Fácil, hazlo a cada instante enfrente de él y enséñale a hacerlo, es decir, aliéntalo a buscar los aspectos positivos de cada cosa.

6.- Enséñale a ayudar. Si le enseñas a tu hijo a prestar ayuda y a ser solidario él crecerá aprendiendo que es valioso y que puede generar una diferencia positiva, esto fortalecerá su confianza.

7.- Habla con él. Las charlas con los padres son muy positivas, no pierdas la oportunidad de decirle que puede lograr todo lo que se proponga si se esfuerza y trabaja por cumplir un sueño. Con estas palabras le darás importantes lecciones que pueden ayudarle por el resto de su vida.