¡Comparte en tus redes!

¿Qué hago si mi hijo hace berrinches?

¿Qué hago si mi hijo hace berrinches?

A partir de los tres años de edad un niño ya tiene mayor madures, es posible que exista sobreprotección de los padres. En casos muy severos en que los niños no siguen indicaciones y hacen lo que quieren es necesario pedir apoyo psicológico, no es que el problema sea del niño, sino más bien del entorno. En ocasiones los padres no llegan a poner límites, y por eso se pueden ir presentando muchos berrinches. ¿Qué hago si mi hijo hace berrinches? Aquí algunas ideas para controlar la situación y enseñarle a tu hijo a ser menos berrinchudo.

1.- Prever. Los berrinches o rabietas no le hacen bien ni a ti ni a tu hijo, no te aportan nada positivo. Para evitarlo no fuerces a tu hijo a hacer las cosas, si vas a prohibirle algo o a pedirle algo que no le resulta agradable procura hacerlo con tacto y darle vías de escape. Por ejemplo, si le vas a poner un abrigo y a él no le gusta, dale la opción de no llevar el cierre hasta el cuello, así le das una ruta de escape digna y para él será más fácil aceptar el llevar la chamarra puesta cuando hace frío.

2.- Pon límites. Te ayudará mucho poner límites y ser firme en cuanto a tus reglas, si no eres firme con tus reglas te será más difícil educar a tu hijo, pues a él le costará entender qué reglas son firmes y cuáles no.

3.- Sé firme. Los niños deben aprender a controlar su frustración, es importante para ellos aprender a manejar las frustraciones. Si un padre o una madre da un "no" por respuesta y después de una rabieta se arrepiente y da un sí sólo enseña al niño a controlar a sus padres por medio de rabietas.

4.- Escucha a tu hijo. Un error que cometen los padres es no escuchar a sus hijos, cuando los padres no prestan atención pueden cometer el error de tomar malas decisiones, por ejemplo prohibir algo que no era necesario prohibir, cuando se dan cuenta de su error cambian de opinión justo en medio de un berrinche, de esta manera el niño entiende que su explosión logró el resultado deseado.

5.- Mantén la calma. Los berrinches de un niño pueden desesperarte mucho, a tal grado que tus reacciones no sean las correctas, procura mantenerte sereno(a) en todo momento.

6.- Usa una distracción. Las distracción ayuda, si tu niño hace un berrinche inicia un juego nuevo o elige un juguete o actividad diferente, eso te puede ayudar. A veces también funciona aislar a tu pequeño, pues le ayudas a calmarse.

7.- Solicita ayuda. Si te preocupan demasiado los berrinches de tu hijo, éstos se convierten e un comportamiento violento con posibilidades de hacer daño a otras personas, si tienes problemas para controlar el comportamiento de tu hijo o si crees que le harás daño a tu propio hijo busca la ayuda de un médico especializado.

Y sobre el punto seis...

Alberto Brito