¡Comparte en tus redes!

Lo que hay debajo del minimizar tus logros

adriana_carrilloEste año, abril será un mes de mucho festejo para mí, no sólo porque es el mes en el que cumplo años (y este año cumplo 30… ¡gulp!), sino que también culmino oficialmente una meta, tendré mi examen de grado de Maestría. Y noto que me ha estado pasando algo extraño. Si bien hay una parte de mí que quiere festejar con mis seres queridos, hay otra que cree que “ni es tan importante”.

¿Alguna vez te ha pasado que minimizas tus propios logros? ¿Te cuesta trabajo disfrutarlos? ¿Crees o sientes que si los festejas vas a quedar como un presumid@? ¿Cuántas veces has dejado de hacer cosas para no crear molestias en los demás aunque para ti sí sean importantes?

Tengo una paciente que justo está pasando por algo similar. Le cuesta mucho trabajo pedir para ella, le cuesta también ver lo que hace bien. Es como si hubiese una personita adentro de su cabeza que sólo le permite notar las cosas que le corroboran que hace mal, no le salen bien, etc. Para ella es constante no sentirse valiosa, y creo que punto y aparte de que esta es una sensación que hasta cierto grado, todos tenemos, para ella tiene que ver con que su valía la pone en sus acciones y no en su ser.

Si como ella y yo, notas que te cuesta trabajo pedirle a la gente cosas para ti (que te den reconocimiento, que te acompañen a comprar esa blusa para tu entrevista de trabajo, que te vayan a ver al hospital aunque eso significa que duerman menos) sería bueno que empieces a observar si en el fondo sientes que vas a ser una carga y te cuesta trabajo verte valios@. La sensación no se va a quitar, pero sí puedes empezar a notar que no es la realidad si haces un esfuerzo.

Te recomiendo que tengas en cuenta los siguientes puntos para poder empezar a crecer tu sensación de ser valios@:

  • Observa en qué pones tu sensación de ser valioso o valiosa (en qué tan bien haces algo, en tus logros, en lo que los demás piensan de ti, en tu inteligencia…).
  • Puedes hacer una lista semanal de las cosas en las que pediste y las cosas en las que no pediste y trata de observar si hubo alguna sensación o creencia que te ayudó a pedir y qué te llevó a no pedir.
  • Nota qué sientes cuando pides algo (culpa, miedo, vergüenza, pueden ser varias cosas a la vez).
  • Empieza a ver las veces que algo es importante para ti y lo minimizas (“en realidad mi cumpleaños no es tan importante”, “equis, no fue tan difícil conseguir el ascenso en el trabajo, sólo hice lo que tenía que hacer), y trata de ubicar que emoción o sentimiento te genera.

Creo que el primer paso para poder empezar a crecer tu sensación de ser valioso es empezar a notar los momentos en los cuales actúas como si no lo fueras.

¿Lo notas?

 

Adriana Carrillo