¡Comparte en tus redes!

¿Quieres ser feliz? Aprende a desapegarte

Armando FrancoEl apego es una especie de adicción en la cual el individuo se siente sometido o bajo el control de un amo o un dueño. Y como toda adición va debilitando y disminuyendo a la persona, afectándolo gravemente en su auto estima, por lo que podemos decir que el apego corrompe.

El apego tiene cuatro características:

  • En la primera vemos como el deseo se vuelve insaciable. Cada ves quieres más y más de eso por lo que estas experimentando el apego, y nunca es suficiente.
  • Poca o nula capacidad de controlar regular o frenar dicho comportamiento.
  • Se siente malestar si no se puede realizar la conducta que conlleva este apego, generando una especie de síndrome de abstinencia que experimenta un adicto a las drogas si lo privas de estas.
  • Se persiste en la conducta a pesar de que seas consciente del daño o repercusión que este te genere.

Se puede experimentar apego a una infinidad de cosas como a otra persona, a la familia, a una sustancia, a un deporte o pasa tiempo, a una creencia, a un objeto o propiedad e incluso hasta a la espiritualidad o a Dios. Básicamente un individuo puede experimentar apego a cualquier cosa, cuando se busca de una manera obsesiva. En el apego la persona pasa del deseo a la necesidad compulsiva.

Es importante resaltar que siempre atrás de un apego existe un déficit, una carencia o sensación de vacío que el individuo siente en su interior.

Las personas tienden a apegarse por tres causas básicas:

  • Por Placer. Algunas personas pueden disfrutar de la fuente de placer y controlar su consumo, sin embargo existen otras (Las personas con inclinación a apegarse) que una ves experimentado dicho placer se sienten fundidos a el y sienten necesitarlo para sobrevivir y ya no lo pueden soltar. Estas son personas con gran inmadurez emocional y poca tolerancia a la frustración.
  • Inseguridad personal y baja auto estima. Estas personas al no sentirse suficientes o aptas se aferran a lo que perciben como una fuente de poder que los pueda rescatar.
  • Distorsión de la auto realización. Esto se da en quien sobre dimensiona las metas. Quien piensa que lo que está haciendo revolucionará al mundo y que con ello trascenderá y dejará una huella en la historia. Hay quien hace de la virtud una obsesión, generando una compulsión a siempre querer ser más.

Existe una forma de apego que socialmente se encuentra muy bien vista; Y este es el apego al trabajo, en la cual como en toda adicción al principio la persona siente mucho placer al ver su crecimiento económico, profesional y social, sin embargo conforme la patología del apego va creciendo la sensación de vacío crece hasta que ya es imposible trabajar las suficientes horas como para llenar su vacío interior y esto lo llevará a vivir experiencias terriblemente desagradables. Recuerdo el caso de uno de hombres más ricos del mundo, el Coreano Kim Woo-Yung. (Dueño de la empresa Daewoo) Quien se enorgullece de haber trabajado todos los días de su vida, el jamás descansa, ni siquiera los domingos, nunca ha tomado vacaciones, les paga viajes a su familia para que disfruten mientras el está en el negocio los 365 días del año incluyendo navidad y año nuevo. Esto a todas luces es una obsesión patológica.

Uno de los apegos más comunes que podemos ver sobre todo en mujeres es el apego a la belleza y a la juventud. Este apego lleva a las personas a experimentar trastornos graves en la alimentación que afectaran su salud o someterse a un gran numero de cirugías estéticas que terminaran convirtiendo a la persona en un esperpento horrendo. Ya que desgraciadamente la batalla contra el tiempo es totalmente imposible de ganar.

Mientras te sientas apegado a algo serás un prisionero y en ningún momento podrás experimentar la libertad.

Tienes que ser valiente y lanzarte a volar con tus propias alas.

Si realmente aspiras a algún día ser feliz tienes que comenzar a renunciar a eso a lo que te sientes apegado. Comenzar a vivir con consciencia de impermanencia sabiendo que todo en la vida es pasajero y que nada te pertenece. Aprende a decir: “Te quiero, pero contigo o sin ti, la vida sigue e igual puedo ser feliz.

El arte de vivir consiste en experimentarlo todo intensamente para después soltarlo. APRENDE A DESAPEGARTE

Armando Franco