¡Comparte en tus redes!

¿Quieres ser tu propio rey?

¿Quieres ser tu propio rey?

¿Quieres ser tu propio rey?

¿Quieres ser tu propio rey? Hay veces que las metas parecen ser más lejanas de lo que podemos alcanzar, llegamos a pensar que no llegaremos y nos vamos derrotados, pensamos que ya no habrá otra oportunidad. Cuando te toca perder, ¿qué haces?, ¿te preparas para una segunda oportunidad?, ¿tiras la toallas y das media vuelta? La siguiente fábula de los tres leones deja una gran enseñanza.

En una selva vivían tres amigos leones y muchos animales más. Un día el mono, que hasta ese momento era representante electo por los animales, convocó a todos los animales a una reunión, con el fin de tomar una decisión.

— Sabemos que el león es el rey de los animales, pero en nuestra selva tenemos a tres leones, los tres son igualmente fuertes ¿Quién de ellos será nuestro rey?

Los tres amigos leones se enteraron de la reunión y lo platicaron, no podían luchar entre ellos porque eran grandes amigos, pero era verdad que necesitaban saber quién sería el elegido. Así que por lo pronto avisaron al mono que no pensaban luchar entre sí.

En una segunda reunión los animales encontraron una solución que hicieron saber a los leones. Decidieron que los tres escalarían la "Montaña Difícil". El que llegue primero a la cima sería consagrado Rey de la Selva. Lo cierto es que la Montaña Difícil era realmente un reto, no había nadie en el mundo que lograra escalarla.

El primer león escaló, pero no pudo llegar; el segundo lo hizo con todo su entusiasmo, pero cayó en una pendiente difícil, se lastimó y tuvo que regresar vencido; El tercer león también dio su mejor esfuerzo, pero por más que intentó no pudo subir una pendiente muy empinada, así que regresó vencido.

aguila

Todos los animales esperaban ansiosos, pero se enteraron de que había sido derrotados por la Montaña Difícil, entonces ya no supieron qué hacer. Cuando la duda invadía a todos los habitantes de la selva, un águila sabia y de edad avanzada comentó:

— Tengo la respuesta, sé quién debe gobernar la selva— los animales guardaron silencio y miraron con atención al águila —Yo volaba junto a los leones cuando fueron derrotados por la Montaña Difícil, escuché lo que cada uno dijo, el primero dijo: "¡Montaña, me has vencido!", el segundo dijo: "¡Montaña, me has vencido!", pero el tercero dijo: "¡Montaña, me venciste por ahora! Pero ya llegaste a tu tamaño final y yo todavía estoy creciendo."

— El tercer león tuvo una actitud diferente —agregó el águila— Sabía que había perdido, pero no desistió, alguien que piensa así es más grande que los problemas, por lo tanto está preparado para ser rey de sí mismo y rey de los demás.

Los argumentos del águila agradaron a todos los animales, así pudieron elegir a su rey, el tercer león fue coronado. En ocasiones los problemas o los retos tienen un límite, pero tú debes seguir creciendo.