¡Comparte en tus redes!

¡Quiero pero no puedo!

Edelmira CárdenasHace algún tiempo vino a mí un hombre con un problema de erección. Lo que le sucedía era precisamente lo siguiente: “Edelmira- me decía- tengo erecciones en todos los momentos normales en que las puede tener un hombre: cuando pienso en algo caliente, cuando miro pornografía, cuando me despierto por las mañanas. Tengo erecciones en todo momento, excepto cuando quiero tener relaciones sexuales”. La persona que les menciono tenía excelente salud física, ninguna enfermedad que pudiera afectar su desempeño sexual en particular, y no era virgen sino que a decir verdad tenía amplia experiencia sexual.

Analizando la situación, y con ayuda terapéutica que él tomaba por otro lado, con el tiempo logró casi superar por completo esa situación, la cual (siendo muy complicada de contar en pocos párrafos) se resumía en que lo único que necesitó era una pareja que no lo hiciera sentir presionado, que lo entendiera y le ayudara a tener confianza en sí mismo.

Aunque no lo crean hay muchos de estos casos, donde tanto como hombres y mujeres no saben cómo encontrar gozo en algo que por naturaleza debería ser siempre placentero. Mujeres que no saben lo que es un orgasmo o no tienen ni idea de cómo sentir placer o hacerlo sentir por la idea cultural de que lo único que ha sido creado para ellas es el dolor y no el placer; hombres que no encuentran solución a sus problemas en la cama porque la sociedad les ha hecho pensar que si no “se me para, no existo”, cuando el sexo y la sexualidad van más allá de la genitalidad.

¿Te sucede o te da la impresión de que no disfrutas del sexo al 100%?, ¿tienes la impresión que puedes dar más? Tienes razón, porque saber disfrutar del sexo es algo que está en continuo avance en cada persona. Y ahora ¿cómo podemos mejorar día con día? ¿cómo convierto mis trabas sexuales en oportunidades de placer? Bien, aunque suenen muy lógicos apuesto a que los siguientes puntos son algo que el 90% o más de los que leen este artículo no hacen:

  • Un cuerpo sano da más oportunidades de una aventura en la cama.
  • Comunicación. Ya sea con tu pareja o alguien a quien le tengas la suficiente confianza.
  • ¿A cuántos foros, pláticas i conferencias de sexualidad has asistido en tu vida?
  • Consulta con los expertos. No necesitas estar al borde de la asexualidad o la disfunción para ir con alguien preparado; consultar con expertos no sólo quiere decir que busques ayuda para salir de un problema, sino buscar formas de mejorar e innova en tu vida sexual lo que ya está bien.

Recuerda siempre que pasar del temor a la pasión está en tus manos, pero en cuanto a lo sexual se refiere, entre más manos sobren mejor. Es bueno ser autosuficiente, pero es excelente siempre contar con alguien que te ayude y te apoye así que si crees necesitar ayuda: búscala. Ten siempre en cuenta que el sexo fue hecho para disfrutarse y no para temerse.

Edelmira Cárdenas