¡Comparte en tus redes!

¡Quita el moho de todas tus paredes!

Quitar el moho negro que se ha acumulado en las paredes de tu baño, y otras habitaciones, es indispensable, pues aunque sea desagradable a la vista, es un riesgo para la salud de tu familia.

Tal vez no lo sepas, pero el moho puede causar reacciones alérgicas, asma y otros problemas respiratorios. Es especialmente peligroso para los niños, los ancianos y las personas con sistemas inmunológicos débiles.

Para efectos prácticos, el moho es un hongo que puede aparecer en cualquier lugar donde hay una concentración de humedad. Esto puede ser en paredes, techos o pisos. En particular, en áreas tales como sótanos, baños y los marcos de las ventanas.

Debes saber que, para eliminar el moho y sus esporas, debes controlar la humedad en el interior; por lo que, si quieres evitar que vuelva a aparecer, tienes que arreglar las fugas o goteras. Además, es importante ventilar tu casa con regularidad, así como la lavadora y la secadora.

Ahora bien, para quitar el moho de las paredes deberás:

  • Utiliza guantes de hule y lentes de seguridad. No querrás que el moho brinque a tus ojos.
  • Remover todos los objetos que puedas estar afectados. Ya sea cajas de cartón, alfombras, ropa, muebles, etcétera. En teoría, bastará con lavarlos a profundidad para eliminar el moho, pero si notas que vuelve a aparecer, deberás tirarlos.
  • Mezcla una parte de cloro con tres de agua. Con este líquido talla vigorosamente la pared afectada. Para tener mejores resultados, y no batalles tanto, te sugerimos que uses una fibra de acero o cepillo resistente.
  • Si no puedes quitar el moho con facilidad, puedes dejar que la solución actúe por unos minutos, para luego volver a tallar.
  • Seca las paredes con una toalla y espera a que seque bien.
  • Si el moho no regresa, vuelve a acomodar los objetos en su lugar.

Te recomendamos que para no tener que pasar otra vez por toda esta limpieza, pintes tus paredes con pintura aislante.