Razones para no tener sexo ni amor en la oficina

¡Comparte en tus redes!

Hay razones para tener sexo y amor en la oficina, pues es cierto que todos necesitamos del sexo, es una necesidad fisiológica y emocional que debes atender, se trata de algo a lo que todos tenemos derecho, pero encontrar una pareja en la oficina tiene bastantes riesgos.

Muchos oficinistas han admitido tener relaciones con un colega del trabajo, y aunque es cierto que muchas historias terminan bien, hay otras que desafortunadamente tienen un triste final.

Por alguna razón muy válida algunas empresas establecen en sus normas no relacionarse sentimental o emocionalmente entre compañeros. A continuación algunas razones para no tener sexo ni amor en la oficina.

1.- Tienes menos espacio. Es sano que todas las parejas se den su espacio, pero cuando ambos trabajan en el mismo lugar el asunto puede volverse un poco fastidioso. Aunque es cierto que muchas parejas que viven así son felices, cuando hay una discusión ambos tienen que aguantarse durante toda la jornada laboral.

2.- Te vuelves parcial. Los romances dentro de la oficina generan favoritismos y conflictos de interés. Tus decisiones pueden convertirse en injustas.

3.- Entorpeces el avance empresarial. Si la relación no se maneja adecuadamente sus conflictos amorosos pueden pasar a perjudicar a la empresa, el problema se acentúa más entre superiores y subordinados, pues las decisiones de uno no sólo perjudica a su pareja, sino a toda la empresa.

4.- Chismes. Si en la empresa está prohibido, el mantener un secreto por mucho tiempo puede volverse cansado, además, las cosas siempre salen a la luz, así que es un riesgo que puede resultar estresante, por otra parte puedes ser víctima de chismes por parte de tus compañeros.

5.- Bajo rendimiento. Al inicio de la relación amorosa puedes experimentar excelente productividad, pero cuando las cosas van mal ni siquiera quieres estar en la empresa, pues ya no deseas ver a esa persona, haces las cosas con desgana y, por consiguiente tu desempeño baja.

6.- Celos de los compañeros. Muchos empleados pueden estar celosos, no de ustedes como pareja, sino de su comportamiento y complicidad laboral. Los demás trabajadores pueden sentir que reciben menos beneficios y menos oportunidades.

7.- Perder tu trabajo. Uno de los dos o los dos podrían perder su empleo, si las cosas no salen tan mal, es posible que sean reubicados a otras áreas. Hay casos en que los empleados deciden renuncias para evitar ser víctimas de posibles ofensas.