¡Comparte en tus redes!

Alessia Di Bari

Recomendaciones de regalos sexys para navidad

Cuando estudié sexología, una de las tantas cosas que no nos enseñan es qué contestar cuando alguien te pregunta: “¿Qué regalo sexy le puedo dar a mi pareja esta Navidad?”, pero ya son muchos años los que llevo dedicándome a esto y escuchando esa pregunta año con año. Entonces, he aprendido a buscar y a dar –desde mi muy humilde opinión- consejos que creo, te pueden resultar interesantes en estas fechas y que además, algunos de ellos, son verdaderamente divertidos, liberadores y por qué no decirlo, a muy buen precio.

 

Sin más, empecemos con las recomendaciones decembrinas:

 

  • Cuponera sexual – la idea de este regalo es hacer una especie de talonario donde le escribas en cada pagina “vale por…” cualquier cosa que se te ocurra. Es un buen pretexto para poner cosas que sabes que ambos disfrutan, pero también se vale hacer un vale por aquellas prácticas y/o fantasías que tienes ganas de probar, pero que nunca te has animado a proponerle ¡Quien quita y te da la sorpresa de intercambiar ese vale antes que todos!
  • Disfraz atrevido – jugar a ser alguien más puede ser ¡MUY divertido! Qué mejor manera de aprovechar esta temporada que darle su regalo (lo que sea que ya tuvieras previsto) disfrazado(a) de Santa –sexy, claro está- y disfrutar de una travesura en el Polo Norte.
  • Escapada kinky - Otro regalo que he visto que funciona para salir de la rutina y hacer algo distinto, es salir de lo cotidiano y para esto funciona –incluso- simplemente salirte de tu casa e irse a un motel, Hay moteles de todo tipo, escoge el que mejor se adapte a tus gustos y necesidades.
  • Lista de deseos – comienza a partir de hoy. Este juego se trata de regalarle una libretita de los deseos, “exigirle que se porte bien” y que por cada día, agregue un deseo en su libreta. Cuando llegue el día de abrir regalos, serás tu quién juzgue qué tan bien se portó y si merece algunos de sus deseos o el castigo que tu le impongas.
  • Juguetes sexuales – siempre son un buen comienzo. Si nunca han usado juguetes, empieza por algo muy relajado –como un lubricante, polvos comestibles, pinturas de chocolate o velas corporales-. Es mejor irnos de menos a más, yo te recomiendo que empieces en un nivel para principiantes y conforme se vayan sintiendo a gusto, le vayan subiendo a la intensidad.

 

Al final, lo importante es hacer algo que nos haga sentir bien con nosotros mismos, si sientes que alguna de las ideas está muy extrema y/o no funciona para ti, está bien. No se trata de hacer algo que va en contra de mi esencia, pero sí de observar hasta dónde está bien para mí y qué tan dispuesto(a) estoy a hacer algo diferente. Se vale probar experiencias distintas.

Espero que alguna de estas opciones te resulte interesante y te animes a ponerla en práctica. Si decides darle un oportunidad, avísame qué tal te va, me encanta escuchar tu historia y saber qué le agregaste de tu cosecha. ¡Feliz Navidad!

 

Alessia Di Bari