¡Comparte en tus redes!

Recupera la concentración con estos sencillos trucos

A todos nos ha pasado. Justo el día en que tenemos que atender varios asuntos, redactar reportes y preparar la presentación para la próxima junta, no logramos concentrarnos. ¡Todo nos distrae!

Por más que intentamos dirigir toda nuestra atención a la pantalla de la computadora, terminan por atraparnos las pláticas de los compañeros, la música que se escucha en la calle y las constantes interrupciones de nuestros amigos en las redes sociales.

El tiempo avanza peligrosamente y cuando nos damos cuenta, sólo queda un par de horas resolver todos los pendientes que se han acumulado en el escritorio. Es urgente recuperar la concentración, pero… ¿cómo?

Toma en cuenta que recuperar la concentración no es sencillo. Se necesita una fuerza de voluntad enorme para bloquear tus sentidos a los distractores de tu entorno y enfocarte exclusivamente en la tarea que concentracióntienes por delante.

Afortunadamente, existen algunas técnicas que te ayudarán a lograrlo:

  1. Objeto. Una de las técnicas más conocidas para recuperar la concentración es fijar toda tu atención en un objeto de tu entorno. Escoge cualquier objeto del escritorio o del lugar en el que te encuentras. Obsérvalo durante dos minutos sin pensar en otra cosa. Es importante que no intentes analizar ni interpretar lo que estás viendo, sólo míralo. Este truco funciona porque al enfocarte en algo sin importancia, durante un periodo corto, ayudas a tu mente a olvidarse de todas las distracciones que afectan tu desempeño laboral.
  2. Separación. Para llevar a cabo este truco necesitarás explotar al máximo tu imaginación, pues necesitas visualizarte lejos del entorno lleno de distracciones en el que te encuentras. Resulta útil imaginar que te encuentras dentro de una cápsula, o rodeada por muros y montañas. Aunque tu visualización dure tan sólo unos minutos, la tranquilidad que experimentaste permanecerá.
  3. Respiración. Otra forma de recuperar la concentración es dedicarle unos minutos a tu respiración. Fíjate en las sensaciones que provocan el entrar y salir de tus pulmones. Para tener mejores resultados es importante que cierres los ojos y no alteres tu ritmo de respiración. Recuerda que debes dedicarle cuando menos 15 minutos a este ejercicio, pues te ayudará a relajar la mente.
  4. Objetivos. Para que tu cerebro no se sienta abrumado por todas las tareas que debes hacer y las metas que quieres alcanzar, es recomendable que te fijes objetivos realistas y a corto plazo. Si los alcanzas, debes recompensarte. De esta manera tu cerebro asociará la idea del trabajo con un beneficio.

¿Te funcionó alguno de estos trucos para recuperar la concentración?