¡Comparte en tus redes!

¿Por qué si todos odiamos el reggaetón, al menos nos sabemos una rola?

¡A ver roqueritos! ¿qué es eso de que no pueden ni aguantar tantito un poco de reggaetón, pero de menos saben una rola y hasta perrean con ella?

music

¡Qué les puedo decir? Existen los vecinos de gustos “especiales”, la vendimia en el metro, los tianguis, las fiestas ruidosas, los peseros y los conductores rápidos y furiosos que gustan de compartirnos su hermosa y selecta música: el reggaetón.

Esas son las razones que encuentro para saberme al menos un par de canciones -que justamente no amo, pero que me suenan-.

El reggaetón, ese extraño ente musical que causa pavor y repugnancia sónica en algunos y, en otros, una pasión por el perreo y el baile de licuadora, tiene sus ventajas ¿no nos creen?

De Puelto Lico pa´uté

¡Se crean! La primera vez que sonó fue en Panamá, allá por la época setentosa, para después en los noventas colarse -ahora sí-, a la cultura de Puerto Rico.

Por gacho o chido que nos suene este ritmazo, su origen es promotor de la diversidad, pues deviene de la bandita jamaiquina inmigrante que fue llegando a Panamá durante el siglo XX, la cual gustaba del reggae jamaiquino en combinación con un poquillo de hip hop.

Si necesita reggaetón ¿dale?

Pues no es por nada, pero en lo personal ¡alucino el reggaetón!, aunque como él, sus fans se multiplican como greemlins y en algún punto de la vida nos invitan a bailarlo.

#SabíasQue dependiendo del tipo de baile que practiques puedes llegar a perder alrededor de 190 calorías y si le das al reggaetón puedes perder hasta 460 calorías.

Sí, dénle.

NOTAS RELACIONADAS

Conan O´Brien llega a México. Aquí.

Vive Latino: Precios Especiales, hoy 16 de febrero. Aquí.

14 Rolas para hacer el amor con tu detalle. Aquí.