¡Comparte en tus redes!

7 reglas básicas para que tus hijos sean obedientes

La tarea de educar a un niño no es fácil y menos cuando se tiene poco tiempo si es que son padres que trabajan durante el día o solo la madre se encarga de él. La disciplina es un valor que se debe inculcar desde pequeños y la obediencia es un valor los va a distinguir por el resto de sus vidas.

obediencia

Los buenos modales no cuestan trabajo si desde pequeños empezamos a aplicarlos. Pero si tu hijo es un pillo anda de aquí para allá y no obedece las instrucciones que le das, debes actuar y hacer que te respeten, de lo contrario no pasará mucho tiempo para que hasta en la cabeza se te suban.”

La obediencia es algo que se va generando poco a poco, empezando desde que son bebés hasta que se convierten en adultos.

Una de las claves principales para lograr la obediencia de los hijos es que los padres den las instrucciones claras, racionales y con el tono correspondiente. Nada de gritar así porque si, solo para generar miedo y menos hacerlo de una habitación a la otra.

Como nos caes muy bien y queremos que tus hijos no sean unos mini patanes que nadie soporte toma en cuenta estos consejos que te ayudarán a la hora de hacer que tus hijos sean obedientes.

1.- La obediencia se logra de forma gradual.

No pienses que con una sola vez que se lo pidas tu hijo lo entenderá por siempre o que pase de cero a 100 al realizar tareas. Es importante que empieces a pidiendo obediencia en tareas que le resulte fáciles de hacer y que sean agradables. Para después ir subiendo poco a poco el nivel de exigencia.

2.-Instrucciones claras.

No olvides que son niños y que apenas empiezan a descubrir el mundo, entonces cuando le dictes una orden debe ser lo más clara y sencilla posible, manteniendo un tono normal. No un grito neurótico.

Da estas instrucciones una por una y no lo llenes de responsabilidades al mismo tiempo.

3.- Elogios o reconocimiento de sus labores.

Cada que tu hijo haya realizado la orden que le dijiste celébrasela con elogios, reconoce que lo hizo excelente y muéstrale tu cariño. Entonces el sabrá que hacer eso te genera alegría y lo repetirá con frecuencia.

4.- El ejemplo.

Reza un dicho que los hijos son el reflejo de los padres y con mucha razón, si quieres un hijo obediente se un padre con valores y disciplinado, haz las cosas con él y muéstrale que es muy fácil.

5.-Evitar órdenes.

No debes permitir que tu hijo evada las órdenes, revisa que la tarea se haya cumplido o de lo contrario tratara de esquivar con este método sus propias responsabilidades en casa.

6.- Juegos y actividades para generar obediencia.

Puedes generar la obediencia como más les gusta jugando, como cuentos, el juego de las silas, el del semáforo, canciones. Con estos juegos ellos incluirán los buenos valores a su persona sin darse cuenta, mientras se divierten.

7.- Autoridad.

La última, pero una de las más importantes. La autoridad de los padres se mide fundamentalmente por la firmeza de sus convicciones a la hora de educar. Así que al dar una orden no flaquees y sigue adelante con el tono y las instrucciones, si el menor ve que desististe, menos obediente será y te tendrá medido.

Listo, 7 prácticos consejos que gradualmente lograra que tu hijo cambien sus hábitos y que sea el niño obediente que siempre quisiste tener.

Notas relacionadas:

El efecto benéfico de la música en los niños. Aquí.

La importancia del juego en la salud de los niños y de los padres. Aquí.

Centros de ayuda contra la violencia en niños y adolescentes. Aquí.