¡Comparte en tus redes!

Edelmira Cardenas

¿Relaciones eróticas en internet?

Hoy en día, más de 100 millones de seres humanos navegan y se relacionan en esa gran comunidad virtual que es el internet o las redes sociales. La fusión de una libertad no contemplada, la imaginación, la creatividad, así como las fantasías, son unas de las ventajas que nacen de las profundidades de nuestra computadora.

 

Aunque en un principio el universo del internet fue de uso exclusivo para investigadores, científicos y académicos, jamás imaginaron la magnitud que alcanzaría las relaciones personales en la red, elevándose a niveles espectaculares, borrando fronteras, en donde el anonimato es el ingrediente principal, para desarrollar una libertad no contemplada, intercambios llenos de emoción, actos desinhibidos, tal vez lo que está faltando en su realidad.

 

La palabra escrita ha permitido sustentar las relaciones eróticas por internet. El hecho de que los usuarios intercambien impresiones de todo tipo de temas sexuales, le dieron un gran impulso a la red. Se habla que más del 60% de los cibernautas han bajado fotos pornográficas a su computadora, así como la mayoría de ellos han tenido experiencias sexuales por internet. Por ello, la mayoría de las compañías o empresas a nivel mundial han restringido el uso de la computadora en horas laborables, porque se detecto que la mayoría de los empleados utilizaban este medio para navegar y ver imágenes sexuales, así como el uso excesivo del chat.

 

En el ciberespacio las personas encontraron una forma de relacionarse sin compromisos, ni ataduras, contagio de enfermedades sexuales, ni embarazarse, haciendo de este medio mucho más activo, asimismo, brinda una respuesta inmediata a las necesidades del cibernauta, le permite materializar sus fantasías con personas que se encuentran lejos, por lo que genera una adrenalina y un encanto especial. Se cree que su mayor atractivo es que, gracias a la computadora, pueden crearse mundos artificiales en el que el usuario tiene la impresión de estar, la capacidad de moverse en libertad y la facultad de manipular objetos inexistentes.

 

El sexo en este contexto ha favorecido aquellos que han tenido problemas en su sexualidad, por ejemplo: malas relaciones con parejas anteriores, baja autoestima sexual (complejos físicos), incapacidad para establecer un contacto con otra persona, timidez o inexperiencia en la seducción, así como maltrato físico y emocional. Les permite dar rienda suelta a sus sueños, anhelos, e imaginación. Pueden abrirse y decir muchas cosas y que a ellos les digan, creándose una imagen perfecta de si mismo, mientras que en lo emocional les brinda un entrenamiento erótico.

 

Pero la contraparte de todo esto, es que la internet ha generado interesantes fenómenos sociales, como la “Ciberinfidelidad”. Por ejemplo: En uno de mis cursos una chica decía que hace más de 3 meses coqueteaba por el chat con un ex compañero de universidad, nunca lo consideró algo malo, sino divertido y excitante, porque no tenía contacto físico con él, solo era una aventura cibernética, cuando le pregunte por su pareja, ella me respondió que hay muchos temas de sexualidad que todavía son tabú en su relación, además consideraba el sexo con su marido desabrido y rutinario, por lo que disfruta de los juegos eróticos, así como su libertad de expresión que maneja con su amante cibernético.

 

Los expertos dicen que la infidelidad se produce cuando le dedico tiempo a otra persona que nos es mi pareja, manteniendo contacto a través de correos electrónicos y mensajes instantáneos. Aunque no se realice un acto sexual físico, si se mantiene una deslealtad a la intimidad emocional. Lo malo del romance cibernético es que en algunas ocasiones lo pasan al plano real. La persona se va separando de la pareja, le confías tus secretos y problemas a un extraño, porque satisface tus necesidades y te sientes cómodo con la relación. Además con el tiempo alguno de ellos termina involucrándose más, y pocos entienden que esta relación es sólo una fantasía.

 

En fin, la discusión sobre si una relación por internet es infidelidad o no, es un cuento de nunca acabar. Lo que si es un hecho, es que el mundo sexual en el ciberespacio cada día toma más importancia y, es una actividad integrada en la vida de miles usuarios del internet, puede ser positivo, porque tiene muchos lugares en la red donde se puede aprender acerca de la sexualidad humana, pero por desgracia, la internet está invadida de pornografía que no ofrece una forma interactiva de relacionarse.

 

La moneda está en el aire, tu decides que hacer con tu tiempo en la computadora.

Edelmira Cárdenas