¡Comparte en tus redes!

Remedios caseros efectivos para el dolor de rodillas

dolor_rodillaLlega un momento en la vida en el que subir escaleras, andar en bicicleta o caminar largas distancias es un verdadero infierno, y no porque te canses o tengas sobrepeso (que por supuesto, puede influir) sino porque las rodillas te duelen terriblemente.

A menos que hayas sufrido algún tipo de lesión, esta afirmación te ha de resultar absurda, pero te sorprenderá saber que el dolor de rodillas es una de las molestias más comunes. Esto se debe a que no existe una causa única.

De hecho, este tipo de molestia puede deberse a artritis, tendinitis, bursitis (inflamación por tensión continua), rotura de ligamentos, lesión de menisco, esguince o un quiste de Baker (acumulación de líquido), por mencionar sólo algunas de las causas más recurrentes.

Independientemente del tratamiento médico que recibas, en ocasiones debes recurrir a remedios alternativos para aliviar el dolor. De otra manera, es imposible que tus rodillas accedan a que te muevas.

Si alguna vez te ha ocurrido, sabrás que algunas de estas alternativas no funcionan realmente, así que te ahorraremos la molestia de beber tés de cúrcuma o de comer ajo en ayunas, y te daremos algunos remedios realmente efectivos:

  • Compresas frías. Si el dolor se debe a un esguince o un desgarre leve de ligamentos, puedes reducir la inflamación colocando una compresa fría en la rodilla, durante 30 minutos. Es muy importante que apliques la compresa dos o tres veces al día.
  • Compresas calientes. En caso de que tu dolor se deba a la artritis, puedes usar una cobija eléctrica, una bolsa de agua caliente o una compresa. Aplícala en la zona afectada, durante 15 minutos. Repite varias veces al día.
  • Frío y caliente. Básicamente, tienes que combinar los remedios anteriores. Intercala la compresa caliente con la fría para reactivar la circulación y aliviar el dolor. Debes dejar cada compresa 15 minutos.
  • Árnica. El árnica es una de las plantas más usadas para tratar problemas inflamatorios. Puedes encontrarla en crema o gel. Úsala para darte un buen masaje y verás que la molestia prácticamente desaparece.

Para evitar que la molestia empeore, te sugerimos que pierdas los kilitos que tienes de más y evites llevar la punta de los pies hacia adentro a la hora de caminar. Ese simple movimiento puede hacer que tus rodillas se desalineen.