¡Comparte en tus redes!

Remedios para calmar los cólicos de tu bebé

Sabemos lo angustioso y desesperante que puede ser ver llorar a tu bebé y no poder tranquilizarlo. Aunque su llanto puede tener muchos orígenes, comúnmente está asociado a los molestos cólicos.

Estos malestares aparecen alrededor de las dos semanas de vida, y pueden alargarse hasta los tres o cuatro meses. Se manifiestan con dolores de estómago, retortijones y gases, producidos por la inmadurez del aparato digestivo.

Aunque los cólicos suelen desaparecer después del primer trimestre de vida, existen algunos remedios que te ayudarán a calmarlos:

  • Balanceo. Debes tomar a tu bebé en brazos y colocarlo boca abajo. Su cabeza debe quedar sobre tu antebrazo. Pasa tu mano bajo sus rodillas, evitado presionar su estómago. Mécelo suavemente, con movimientos rítmicos de balanceo.Cólicos
  • Masaje. Siéntate y apoya a tu bebé sobre tus rodillas. Él debe quedar boca abajo para que puedas masajear ligeramente su espalda. También puedes realizar movimientos circulares alrededor de su ombligo, siempre en el sentido de las agujas del reloj y aplicando una presión moderada. Para obtener mejores resultados, puedes darle un baño tibio.
  • Reflexología podal. Sujeta el pie derecho de tu bebé con la mano izquierda y coloca el dedo pulgar de la otra mano en el centro del talón. Ejerce una presión suave, desplázalo hacia arriba, hasta llegar al centro de la planta del pie. Comienza recorriendo el borde interno, continúa por el centro, y finaliza “caminando” por el borde externo desde el talón hasta la parte central del pie. Repite el masaje en el pie izquierdo. Con un masaje de cinco minutos, notarás que tu hijo se sentirá mejor.
  • Alimentación Para que tu bebé no tenga tantos gases, deberás revisar la forma en que lo alimentas, pues podría estar succionando aire. Cuando le des el biberón, asegúrate de que quede casi en posición vertical. Esto permitirá que el chupón siempre esté lleno de leche. Si tu bebé toma leche materna, asegúrate de que todo el pezón y parte de la areola estén dentro de su boca.
  • Pedaleo. Otra forma de calmar los cólicos de tu bebé es hacer suaves con sus piernas. Puedes juntar sus rodillas y llevárselas hacia el vientre. Sujetarlas ahí unos segundos, y luego soltarlas. Debes repetir varias veces la secuencia. También resulta útil que muevas sus piernas como si estuviera pedaleando.

Lo más importante es que no te desesperes. En cuanto el intestino de tu bebé madure, los cólicos desaparecerán.  No importa lo que tus amigos y familiares digan, no debes administrarle medicamentos y mucho menos darle tés “milagrosos”. Recuerda que estas sustancias pueden ser peligrosas para tu bebé. En pocas palabras, no le des nada que el pediatra no indique.