¡Comparte en tus redes!

Ahora resulta que la nicotina no es tan mala

Durante años, hemos leído y escuchado hasta el cansancio que la nicotina es dañina para la salud. El desagradable hábito de fumar favorece el desarrollo de cáncer y enfermedades en las vías respiratorias; además de alterar la presión arterial y hasta provocar disfunción eréctil.

Incluso las cajetillas de cigarros traen imágenes bastante perturbadoras sobre los efectos del consumo de tabaco; sin embargo, parece que la satanización de la nicotina podría acabar en un futuro cercano.

De acuerdo con un estudio realizado por la Escuela de Medicina A&M de Texas, la nicotina podría proteger al cerebro contra el envejecimiento y evitar el deterioro de sus funciones. De comprobarse esa afirmación, la sustancia adictiva podría ser la barrera que impida que aumente el número de casos de demencia.

Queremos aclarar que no estamos a favor del consumo de tabaco, ni queremos convencerte de que adoptes el desagradable hábito de fumar, pero debes reconocer que las afirmaciones de los investigadores estadounidenses no son tan disparatadas. Sobre todo, si tomamos en cuenta que ya se ha demostrado que la nicotina tiene beneficios cognitivos.

Sin entrar en muchos detalles, debes saber que esta sustancia activa los receptores nicotínicos de acetilcolina (nAChR) en el cerebro, los cuales han sido asociados a la reducción de degeneración neuronal, sobre todo en funciones centrales, como el control voluntario del movimiento, la memoria, la ansiedad, la capacidad de concentración y el sueño.

Para llegar a esta conclusión, los científicos realizaron diferentes pruebas en ratones, aplicándoles dosis bajas, medias y altas de nicotina. El objetivo era evaluar la respuesta sobre el apetito, el peso, la ansiedad y los niveles de receptores nicotínicos en el cerebro.

De acuerdo con los resultados obtenidos, sólo los ratones que recibieron dosis altas de nicotina reportaron una reducción en la ingesta de alimentos, la pérdida de peso corporal y un aumento en la ansiedad y los niveles de receptores nicotínicos en el cerebro.

Dado que aún hay que realizar diversas pruebas clínicas y de laboratorio, te sugerimos que no intentes evitar el envejecimiento neuronal fumando. Seguramente hay opciones más saludables y efectivas.

 

¿Quieres dejar de fumar y no sabes cómo? Aquí te damos algunas ideas para lograrlo.