¡Comparte en tus redes!

Los riesgos de la bonita costumbre de dormir con el celular

Si alguien te dice que jamás se ha dormido con el celular encendido, y bajo la almohada o en la mesita de noche, lo mejor será que te alejes y nunca le vuelvas a hablar. Es una persona deshonesta y mentirosa.

El celular es una extensión de nuestro cuerpo, muchos no pueden ir ni al baño sin él, por lo que dudamos que sean capaces de tenerlo apagado las seis o siete horas que duerman. Los pretextos son siempre los mismos:

  • ¿Y si se ofrece algo? ¿Y si ocurre una emergencia? (¡Existen las líneas fijas!)
  • Tengo programada mi alarma para despertar (¡En la prehistoria existía una cosa llamada reloj despertador! Seguro tus papás han oído hablar de él)

 

La radiación eleva el riesgo de desarrollar cáncer.

La radiación eleva el riesgo de desarrollar cáncer.

 

Sin embargo, el hecho de que todos lo hagan no quiere decir que esté bien y sea seguro. Lamentamos informarte que esa bonita costumbre de ponerlo bajo tu almohada, después de haber revisado tus redes sociales o haber platicado con tu peor es nada, es más peligrosa de lo que crees.

  • Insomnio. Tal vez seas enemiga del descanso y de tener un sueño de calidad, por eso te empeñas en usar el celular poco antes de dormir. Cabe aclarar que las fotos de tu ex con sus “amiguitas” no son las culpables de que se te espante el sueño, sino la radiación de la pantalla. Diversos estudios han demostrado que la luz azul que emiten estos dispositivos, así como las televisiones y tablets, inhibe la producción de melatonina, hormona que induce el sueño.
  • Cáncer. Aunque aún no existen pruebas concluyentes, la Organización Mundial de la Salud ha advertido que el uso prolongado del celular puede ser cancerígeno. ¿Por qué? Porque somos vulnerables a las radiaciones electromagnéticas (incluidas las de los smartphones y el bendito WiFi), por mínimas que sean. Si tú no dejas que tu organismo descanse y se desintoxique por las noches, elevas el riesgo de desarrollar tumores.

 

La luz azul de la pantalla inhibe la producción de melatonina.

La luz azul de la pantalla inhibe la producción de melatonina.

 

  • Incendio. No necesitas tener un Samsung Galaxy Note 7 para que tu teléfono explote. Basta con que lo dejes encendido y lo pongas debajo de la almohada. Al estar cubierto por telas pesadas elevas el riesgo de que el celular se incendie (¡lo dice en los manuales!). Sobre todo, cuando el dispositivo ha recibido un trato duro y su batería ha sido recargada en varias ocasiones y por largos periodos. ¿Cuál es el problema con ello? Sin entrar en muchos tecnicismos, pueden aparecer en la batería unas fibras y causar un corto circuito. El equipo se sobrecalienta y explota.

Ahora que conoces los riesgos, ¿quieres seguir durmiendo con tu celular?

 

Checa aquí los hábitos que impiden que concilies el sueño.