¡Comparte en tus redes!

¿Sabes si tu hijo sufre de presión alta o baja?

¿Sabes si tu hijo sufre de presión alta o baja?

¿Sabes si tu hijo sufre de presión alta o baja?

Es importante saber identificar cuando tu hijo tiene la presión baja o la presión alta, eso te ayudará a tomar las debidas precauciones y a concentrarte en mejorar su salud. En la actualidad el número de niños con diagnóstico de presión sanguínea alta va en aumento.

El número de niños con hipertensión es mayor debido al aumento de casos de obesidad infantil, por otra parte, es importante saber identificar cuando tu hijo tiene la presión baja. Aquí te decimos qué hacer.

SABIDURÍA QUE AYUDA: Según la información que arrojó una encuesta del Instituto Mexicano del Seguro Social a nivel nacional, en México 1 de cada 4 niños de entre 5 y 11 años de edad tiene sobrepeso u obesidad. En el caso de los adolescentes 1 de cada 3 tienen este problema. México se encuentra en el primer lugar a nivel mundial de infantes con obesidad. La Ciudad de México es la ciudad con mayor número de obesos en el mundo.

La presión alta en niños

La presión sanguínea alta en niños es peligrosa, el corazón y los vasos sanguíneos sufrirán daños, otros órganos como el cerebro y los riñones pueden ser dañados. La presión alta en niños es causada por: Aumento de sal y agua, la activación de varias hormonas y algunas señales nerviosas del riñón ocasionan la constricción (angostamiento) de las arterias que llevan la sangre. A mayor angostamiento, mayor presión.

Algunos medicamentos que causan hipertensión son metilfenidato (Ritalin) u otros estimulantes para los trastornos de déficit de atención con hiperactividad, los inmunosupresores, la prednisona (y esteroides relacionados), el tacrolimús y la ciclosporina.

Por lo regular la presión alta no tiene síntomas, pero una hipertensión severa podría tener las siguientes señales: Dolores de cabeza de moderados a severos. Llévalo al hospital si notas algún signo de trauma cerebral. Los síntomas más comunes cuando el cerebro sufre por hipertensión son: confusión, vómitos inexplicables, visión doble, pérdida brusca de la visión y convulsiones. el niño puede tener incomodidad o dolor en el pecho, latidos rápidos, dificultad para respirar o falta de aire. También se puede presentar sangre en la orina del niño (aunque este también es un síntoma de enfermedad renal.

La presión baja en niños

Si la presión sanguínea es muy baja, los órganos del cuerpo no reciben la circulación de sangre que necesitan para funcionar adecuadamente. Si los medicamentos son la causa, el médico puede recomendar cambiar la dosis o administrar un fármaco distinto, pero es importante no dejar de tomar un medicamento sin consultarlo con el médico.

Generalmente los médicos sugieren beber más agua, no permanecer de pie por periodos prolongados, comer un poco de sal (con moderación), llevar una dieta sana, comer pequeñas porciones de carbohidratos a lo largo del día.

En caso de que el niño no experimente síntomas, la presión arterial baja no es un problema, pero es importante que llames al médico si notas una señal de alerta, así se podrán tomar medidas al respecto.

Tener una presión demasiado baja en las arterias, así como una presión demasiado alta, representa también una amenaza para la salud de los niños.