¡Comparte en tus redes!

¿Sabes cuáles son los efectos de la abstinencia sexual?

abstinenciaYa se ha escrito mucho sobre los beneficios del sexo, pero… ¿te has detenido a pensar qué le ocurre a tu cuerpo durante un periodo prolongado de abstinencia sexual?

Sabemos que la abstinencia puede darse por voluntad propia o por la mezcla de factores que ha impedido que encuentres con quien compartir tu intimidad; sin embargo, cuando ya has llevado una vida sexual activa, interrumpirla de golpe y por mucho tiempo, puede tener efectos nocivos para el organismo.

De acuerdo con investigadores de la Universidad de Tutfs, en Massachusetts, Estados Unidos, la falta de actividad sexual eleva las posibilidades de sufrir infartos, pues es el sexo es uno de los mejores ejercicios cardiovasculares que existen.

Pero la cosa no para ahí. La abstinencia sexual también afecta al sistema inmunológico, pues bajan los niveles de inmunoglobulina en el organismo. Ésta es un anticuerpo que puedes encontrar en la saliva y las mucosas corporales, y cuya función es protegerte de las infecciones. Así que sin sexo corres mayor riesgo de contraer un resfriado o enfermarte del estómago.

Además, parece ser que no está del todo errada la creencia popular de que las mujeres que no tienen sexo con regularidad son mal humoradas.

De acuerdo con diversas investigaciones, durante el sexo se libera dopamina, un neurotransmisor que genera bienestar, mejora la atención y controla los impulsos, la motivación y el sistema de recompensas. Al entrar a un periodo de abstinencia, esta sustancia se produce en menor medida, por lo que afecta el estado de ánimo, la toma de decisiones y hasta la memoria.

Otras sustancias que se producen menos durante la abstinencia sexual son:

  • Prolactina. Considerada la hormona de la saciedad. Al reducirse sus niveles en el organismo tiendes a comer más.
  • Oxitocina. La llamada hormona del amor es la encargada de fortalecer los lazos afectivos románticos y familiares, por lo que tu relación con la gente que te rodea también se ve afectada con la falta de sexo.

Y si te faltan más razones para interrumpir tu periodo de abstinencia sexual, debes saber que no sólo experimentarás pérdida del deseo sexual, sino que se alterará la lubricación natural de tu vagina y se elevan las posibilidades de que sufras de ansiedad y estados depresivos. Ello sin contar el insomnio y la tensión muscular generalizada.

Por supuesto, al final la decisión es tuya. Siempre existe la posibilidad de que no presentes estos síntomas, o que sea en menor medida. Así que sólo tú puedes saber cuál es el mejor momento para reanudar tu vida sexual.