¡Comparte en tus redes!

¿Sabes cómo evitar que un perro muerda a tus hijos?

perro_te_muerdaAunque son cariñosos, dulces y muy leales, los perros pueden volverse agresivos, sobre todo cuando los provocan. Y debemos admitir que los niños pequeños no son precisamente cuidadosos y respetuosos cuando juegan con los angelitos peludos.

Para evitar que tu mascota, o algún otro perro, muerda a tu hijo, debes enseñarle a tu niño algunas reglas básicas para relacionarse con los canes:

Razas: No importa si es un bóxer, un gran danés o un maltés, todos los perros pueden morder. Pero no lo hacen de buenas a primeras o porque se les antoja, lo hacen cuando se asustan o se sienten amenazados. El “riesgo” aumenta cuando están enojados o tienen hambre, así que si el perro se muestra hostil, tu hijo no debe acercarse y mucho menos tratar de acariciarlo o agarrarle la cola.

Acercamiento. No permitas que tu hijo se acerque a un perro antes de que le preguntes a su dueño si puede acariciarlo. Muchos peludos son nerviosos y no les gusta que los toquen. En caso de que no haya problema, debe esperar a que el can se acerque y lo olfatee.

Correr. Para evitar que el perro se sienta amenazado y lo muerda, jamás debe perseguirlo ni correr de él. Si se trata de un peludo desconocido, debe conservar la calma y mirarlo directamente a los ojos hasta que deje de avanzar o se aleje de él.

Protección. Si tu hijo no lo puede evitar y el perro intenta morderlo, debe colocar cualquier objeto entre su cuerpo y el del can. Si termina en el piso, debe colocarse de lado y hacerse un ovillo, cubriéndose la cara. Es importante que se quede quieto.

Además es importante que:

  • Jamás apriete al perro con mucha fuerza, no lo aviente o salte sobre él.
  • No debe jalarle la cola o las orejas.
  • No debe molestarlo mientras está comiendo, durmiendo o cuidando a sus cachorros.
  • Jamás debe quitarle su juguete o jugar a pelearse con él. El animalito no reconoce la diferencia entre realidad y juego.
  • Nunca debe alimentarlo con los dedos. La comida debe ir siempre sobre la palma de la mano, manteniendo los dedos juntos.
  • Jamás debe acorralarlo en una esquina.

Sin embargo, la lección más importante que debes dar a tu hijo es la de respetar a los perros. El hecho de que sean animales no los convierte en juguetes. Al igual que él, los angelitos peludos tienen sentimientos y no les gusta que los lastimen.

Si tu familia tiene un angelito peludo, es tu obligación que cuente con todas sus vacunas. Al sacarlo a pasear, debes llevarlo siempre con correa para que puedas controlarlo mejor y reduzcas las posibilidades de que lo molesten o muerda a alguien.

 

Si no sabes que vacunas necesita tu mascota, haz click aquí.