¡Comparte en tus redes!

¿Sabes qué es la ansiedad por separación?

ansiedadTal vez el término no lo hayas escuchado, pero seguramente tu hijo la ha sufrido en algún momento. ¿Recuerdas cómo se puso tu pequeño en su primer día de escuela? El llanto, la desesperación y el negarse a alejarse de ti son síntomas básicos de la ansiedad por separación.

Aunque la intensidad e incidencia son diferentes en cada pequeño, la mayoría de las veces se presenta porque el niño cree que, al estar separados, algo le puede ocurrir a sus padres o a él mismo, y por ello no vuelvan a verse.

Por lo general, la ansiedad por separación se presenta en los primeros meses de vida y tiende a desaparecer alrededor de los dos años de edad; sin embargo, puede manifestarse nuevamente cuando los niños enfrentan situaciones nuevas y en las que no cuentan con la presencia de sus padres.

De ahí que el primer día de escuela, un campamento, dormir en casa de un amigo y hasta una estadía en el hospital les provoque sufrimiento y dolor.

Los síntomas de la ansiedad por separación son:

  • Sufrimiento excesivo cuando el niño debe separarse de sus padres o la persona que los cuida. Pesadillas
  • Renuencia a ir a la escuela u otros lugares debido al miedo por la separación.
  • Renuencia a acostarse sin la presencia de quien lo cuida normalmente.
  • Quejas físicas repetitivas.
  • Preocuparse porque la persona que lo cuida se vaya o sufra algún daño.

Debes tener en cuenta que cuando no se trata adecuadamente esta condición psicológica, puede prolongarse hasta la adolescencia y afectar el desarrollo emocional de tu hijo.

Para que esto no le ocurra a tu pequeño, los expertos recomiendan que:

  • Pases tiempo con él en el nuevo ambiente al que llegara (ya sea la escuela, la casa de algún familiar o cualquier otro sitio). Esto le permitirá familiarizarse con el lugar y la persona que se quedará a su cuidado; favoreciendo que se sienta más seguro y disminuya su ansiedad.
  • Permite que lleve algún juguete o prenda favorita. Éste objeto le dará estabilidad y seguridad. Conforme se adapte al lugar y a la gente nueva, necesitará menos de ese artículo.
  • Antes de separarte de él, debes asegurarte de que desarrolle una actividad que atrape su atención y lo haga olvidar sus temores.
  • No olvides despedirte de él y decirle en qué momento regresarás.
  • Lo más importante es que mantengas la calma. Tu lenguaje corporal debe transmitirle tranquilidad y alegría, de otra manera le será imposible controlar su ansiedad.