¿Sabes qué es la demisexualidad?

¡Comparte en tus redes!

Con el paso de los años, hemos ido aprendiendo más sobre la sexualidad humana. Lo que antes era un tabú, ahora es un tema obligado entre padres e hijos. Y no sólo hablamos sobre el coito, sus riesgos y consecuencias, sino de las diferentes orientaciones sexuales.

Por supuesto, estás consciente de que hay gente homosexual, bisexual, heterosexual y asexual, pero… ¿alguna vez habías escuchado hablar de la demisexualidad?

En pocas palabras, la demisexualidad es la atracción sexual por personas con quienes se tiene una conexión emocional fuerte, ya sea amor o amistad. Para quienes se dicen demisexuales, el físico no es un factor relevante para sentir deseo.

Aunque pueden reconocer la belleza en otros individuos, los demisexuales son incapaces de sentir atracción sexual por un desconocido, como un actor o futbolista. Ellos sólo se excitan con personas con las que han tenido una relación previa, estable y duradera, por lo que comparten una conexión emocional intensa, admiración, ideas y actitudes.

Debes saber que la demisexualidad no está peleada con otras orientaciones sexuales, por lo que se puede ser homosexual, heterosexual o bisexual, y al mismo tiempo ser demisexual. Por ejemplo: un chico puede sentirse atraído por otros hombres, pero sólo se excitará con aquél con quien ya tiene un lazo emocional fuerte.

También es importante que sepas que la demisexualidad no está relacionada con la toma de decisiones racionales, en las que un hombre o una mujer decide esperar para tener relaciones sexuales.

De hecho, la mayoría de las personas que postergan el inicio de su vida sexual, o sus encuentros con la pareja en turno, sí experimentan atracción sexual por otros individuos, sólo que deciden controlarla y esperar a que se presente determinado momento para dar rienda suelta a su deseo.

Vale la pena aclarar, que los demisexuales no son personas reprimidas. Por supuesto que disfrutan el acto sexual y sienten placer, simplemente no lo practican hasta que tienen una conexión emocional fuerte. Recuerda que su mente y su cuerpo no tienen la respuesta erótica habitual.

¿Conoces a alguien así?