¡Comparte en tus redes!

Es de sabios poder cambiar... y más de hábitos

sabios-equilibrio-habitos“Los sabios puede cambiar de opinión. Los necios, nunca” versa esta frase de Immanuel Kant, pero ¿qué nos impulsa al cambio? Un momento de introspección puede ser el inicio. Sobre todo cuando logramos identificar que algo no anda bien. De aquí que sea una acción inteligente querer cambiar para mejorar.

Pero para cambiar, debemos realmente quererlo.

Tomar una decisión representa un poder a ejercer. El cómo lo hagamos es parte de nuestra responsabilidad. Los temas recurrentes en la vida de casi cualquier persona son los cambios referentes a su manera de vivir, la nutrición y la actividad física, principalmente.

Cambios en la Nutrición

Existe una preocupación en la sociedad sobre el consumo de alimentos que aportan muchas calorías a su dieta, puesto que están latentes los casos de obesidad y sobrepeso en la población mundial.

SABIDURÍA QUE AYUDA: De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), en 2014 el 39 por ciento de las personas adultas a nivel mundial tenían sobrepeso, y el 13 por ciento eran obesas.

La industria alimenticia ha llevado a cabo acciones para ofrecer productos de porciones más pequeñas que las tradicionales. En promedio, en los supermercados encontramos alrededor de 47,000 productos, de acuerdo con el Food Marketing Institute, entre ellos distintas versiones de una marca, como catsup Del Monte de 1kg, con su alternativa de 220 g o miel Carlota de 500 g, y su opción de 300g, entre muchos otros ejemplos.

En los refrescos encontramos las populares Coca-Cola original, Light, Zero y Life, en distintas versiones como de 355 ml o la más reciente de 235 ml; estas últimas aportan una variedad a su portafolio de menos calorías según porción y que además representan un menor gasto para sus consumidores. De esta manera, lo que hacen algunas marcas es ofrecer productos específicos, o más personalizados, para que sea más fácil la decisión de compra adaptándose al estilo de vida de las personas, y al mismo tiempo, lograr ser una alternativa para llevar un mejor control de ingesta calórica. Lograr modificar un hábito en el rubro de la alimentación, es un logro claro.

Cambios en la actividad física.

Los cambios en nuestra rutina para evitar el sedentarismo resultan en importantes beneficios para la salud. De acuerdo con la antes mencionada OMS, al menos el 60 por ciento de la población mundial no realiza actividad física de manera constante.

Los científicos señalan que, hacer cualquier actividad física diaria repercute directamente en cambios positivos a la salud, pues tiene beneficios tanto cardiovasculares como mentales.

Los mexicanos cuentan con varias opciones para cambiar la rutina sedentaria que han sido impulsadas tanto por el sector público como el privado. El Gobierno de la Ciudad de México obsequia un boleto del metro a cambio de hacer 10 sentadillas; el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), por su parte, recomienda caminar 30 minutos al día para disminuir hasta en un 25 por ciento el desarrollo de enfermedades cardiovasculares. En el sector privado, varias empresas cuentan con iniciativas de actividad física, como maratones o clases masivas. Coca-Cola organiza clases de yoga o baile, además de apoyar en el programa “Ponte al 100”, que permite diseñar planes de activación física, nutrición y salud, y del que se han visto beneficiados cerca de 1.2 millones de mexicanos.

Optar por cambiar los malos hábitos es actuar inteligentemente. Si a eso le sumamos esfuerzo y dedicación, la fórmula del cambio tendrá éxito, el cual no sólo se verá reflejado en el presente, sino que tendrá eco a lo largo de tu vida. Querer cambiar para bien, es ejercer tu poder de decisión. Es de sabios poder cambiar.