¡Comparte en tus redes!

¿Sarampión, rubéola, varicela o escarlatina? ¿Qué tiene?

Durante la infancia, las enfermedades suelen manifestarse de forma similar. En ocasiones, los síntomas se parecen tanto que hasta a los médicos les es difícil diferenciar entre un padecimiento y otro.

Tal es el caso de las llamadas enfermedades exantemáticas (denominadas así porque su principal síntoma es un exantema o erupción en la piel), como sarampión, varicela, rubeola y escarlatina.

post facebook-02

Aunque gracias a los esquemas de vacunación estos padecimientos están prácticamente erradicados, aún es posible detectar casos; por lo que más vale aprender a diferenciarlos. Sobre todo, porque además de dispersarse rápidamente, algunas de estas enfermedades tienden a complicarse y volverse mortales.

Para ayudarte a diferenciarlas, aquí te presentamos los síntomas de cada una de estas enfermedades. Recuerda que, aun cuando logres identificar qué le ocurre a tu hijo, un médico debe evaluarlo:

Escarlatina

  • Fiebre de hasta 40° Centígrados
  • Dolor de garganta
  • Dolor de cabeza
  • Náuseas y vómito
  • Ganglios inflamados
  • Erupción rojiza en toda la zona del paladar, axilas e ingles. Posteriormente se extiende a todo el cuerpo.
  • La erupción desaparece después de tres días, dando lugar a la descamación de la piel en la cara y manos.
  • Es más frecuente en invierno y primavera

Sarampión

  • Comienza como una gripe común que tiende a complicarse y durar más de cinco días.
  • Fiebre moderada
  • Rinitis
  • Tos
  • Fotofobia
  • Conjuntivitis
  • Exantema rojo-café que comienza en la cara y se propaga al cuerpo

Rubéola

  • Fiebre alta
  • Sudoración
  • Dolor de cabeza
  • Malestar general
  • Conjuntivitis
  • Ganglios inflamados detrás de la oreja
  • Al quinto día del contagio aparecen pequeñas y finas manchas rosadas.
  • Dolor e inflamación de las articulaciones.

Varicela

  • Fiebre poco elevada
  • Irritabilidad
  • Dolor generalizado
  • Pérdida de apetito
  • Manchas de color rojo pálido que se transforman en vesículas finas (aparecen sobre todo en la espalda y el pecho)

Recuerda que estas enfermedades suelen ser más peligrosas en la adultez, por lo que todos los miembros de la familia deben estar atentos a cualquier posible contagio.

Checa una nota con las vacunas que necesita tu hijo, dando click aquí.
Las enfermedades más comunes en los niños, dando click acá.
Ojo, con las enfermedades tecnológicas, dando click de este lado.